Actualizado 05/09/2018 15:39 CET

Las visitas a las Encartaciones aumentan este verano un 8% y las de Balmaseda un 20%

Balmaseda (Bizkaia)
EUROPA PRESS - Archivo

BILBAO, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

La zona de Encartaciones ha recibido entre junio y agosto un total de 46.850 visitantes frente a los 43.351 del año pasado, un incremento del 8%, mientras que el volumen de turistas registrado en su 'capital', Balmaseda, creció este verano un 20%.

Esos datos, con picos de ocupación hotelera del 90% en la zona, suponen una cifra "récord" de visitantes estivales para la zona y la tendencia al alza se mantiene desde el año 2014, según ha informado Enkartur en un comunicado.

Por espacios más visitados, la Fábrica Museo La Encartada de Balmaseda ha recibido un 23% más de visitantes y los dos museos municipales, un 18% más de media. La oficina de turismo de la comarca, situada en la capital encartada, también ha registrado una subida del 1,57%.

Las cifras se repiten en el resto del territorio: Karpin Abentura y la cueva de Pozalagua, en Karrantza, han atendido un 6,15% y un 1,81% más de visitas, respectivamente, mientras que la ferrería de El Pobal, en Muskiz, un 12,12% más. Es "notable" el incremento del castillo de Muñatones, con un aumento de 43,95% y que solo abre sus puertas en los meses estivales para celebrar en junio encuentros y recreaciones medievales.

La presidenta de Enkartur, Ángela Eguía, ha afirmado que "los datos demuestran que el turismo vive un buen momento en la comarca, ajeno a las tesituras de otros destinos". "Nuestro patrón de crecimiento apuesta por la calidad y la sostenibilidad porque tenemos un gran potencial turístico que aún no ha sido explotado por completo, por lo que el margen de crecimiento es considerable", ha dicho.

Durante el verano, más de la mitad de los visitantes de las Encartaciones llega desde fuera de Euskadi, con Madrid y Cataluña a la cabeza. Algo más de un 10% de los turistas son extranjeros, franceses, británicos y alemanes en su mayoría. Enkartur ha destacado que muchos visitantes latinoamericanos acuden a la zona en busca de sus orígenes familiares.