Los hoteleros españoles afrontan el invierno con una caída de la rentabilidad y mayores costes

Actualizado 20/11/2018 14:40:54 CET
Meliá Sol y Nieve.
FRANCISCO GUERRERO - Archivo

Muestran "gran preocupación" por el Brexit y llaman a agilizar visados de cara a otros mercados emergentes

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los hoteleros españoles afrontan el invierno con una caída en su rentabilidad y un incremento de los costes, según el Observatorio de la Industria Hotelera, elaborado por PWC y la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), presentado hoy en Madrid.

La patronal hotelera ha mostrado además una "preocupación especial" por la salida del Reino Unido de Europa, primer mercado emisor de turistas a España, y el actual escenario sin Presupuestos.

Las previsiones de los hoteleros españoles son "menos optimistas" que otros años ya que, aunque consideran que se mantienen los crecimientos respecto a las cifras de 2017, algunos empresarios reconocen que por primera vez en tres años tendrán menos pernoctaciones que en años anteriores. Así al 66% que confía en mantener el número de sus huéspedes, otro 25% prevé incluso que descenderán.

Además, aunque un 64% considera que los precios se mantendrán iguales por primera vez un elevado 26,3% considera que los precios podrían ir a la baja en los próximos meses.

Esta pérdida de rentabilidad estaría basada sobre todo en caída de ingresos y de costes. Así el 40% de los hoteleros encuestados considera que sus costes e ingresos van a empeorar impactando negativamente en la rentabilidad del sector y anticipar un posible cambio de tendencia.

"La venta hotelera este invierno va más lenta que el pasado año, pero no va mal. No obstante entendemos que hay que tener prudencia y moderación y atención prioritaria a o que pueda ocurrir a partir de abril y mayo sobre todo de cara al verano", ha alertado el presidente de la patronal hotelera, Juan Molas, quien reconoció la ayuda que supone la recuperación del consumo nacional.

No obstante, confían en que se repita la buena temporada de esquí registrada el pasado año, acompañada de una buena previsión meteorológica sí como de las inversiones en promoción y renovación que ha realizado la planta hotelera en la mayoría de los complejos de nieve de país. El turismo de negocios y congresos también registrará una buena temporada con incrementos tanto en participantes como en número de eventos.

CAMPAÑA ESPECÍFICA DE PROMOCIÓN EN REINO UNIDO.

El sector también se muestra bastante preocupado por las negociaciones sobre el Brexit y su influencia en el sector turístico y hotelero español, sobre todo tras las declaraciones esta semana del ministro Josep Borrell que aseguraba que se podrían producir "sorpresas de última hora".

"Nos preocupa muchísimo el Brexit, porque nadie nos ha dado ningún tipo de indicación. La salida del Brexit tiene un elevado impacto en el sector turístico español", ha advertido Molas.

El presidente de la patronal hotelera ha incidido en que las decisiones que finalmente se adopten tendrán serán claves para el turismo nacional, por ello ha solicitado al Gobierno "una campaña expresa de promoción dirigida al mercado británico" para transmitir la buena relación de estima, acogimiento, y aprecio que tienen los españoles con los turistas británicos.

Y es que los empresarios españoles han detectado ya una ralentización en las reservas hoteleras del mercado británico, sobre todo en Canarias, principal destino vacacional e invernal al que viajan uno de cada dos turistas británicos que salen de su país en invierno.

"Se detecta una ralentización en los principales mercados europeos, destacando las procedentes del Reino Unido y Alemania en cuanto a las reservas hoteleras, especialmente en Canarias principal destino vacacional invernal", afirmó Molas.

Teniendo en cuenta que el mercado británico es el principal mercado emisor para España, con más de 18 millones de turistas y con un alto nivel de repetición, Molas confía en que finalmente se llegue a algún tipo de acuerdo bilateral entre España y Reino Unido que no perjudique demasiado al sector turístico.

Por otro lado Molas, quien constató una recuperación de países competidores, instó a una política de visados más liberalizada "teniendo en cuenta que el 80% de los nuevos viajeros en 2030 provendrán de países emergentes".

Y es que los destinos competidores del Mediterráneo siguen ganando fuerza. Así, países como Turquía ayudados por la devaluación de su moneda han registrado incrementos superiores al 28% para sus reservas de verano.

Contador