Actualizado 16/08/2022 20:29

No, China no está aumentando su consumo de carbón debido a la construcción de paneles solares

Imagen de archivo de un panel solar.
Imagen de archivo de un panel solar. - PEXELS

MADRID, 16 Ago. (Verificat / EUROPA PRESS) -

Un comentarista en un pódcast que lanza de manera habitual desinformación sobre la industria energética ha afirmado que "China ha ido aumentando el uso de carbón de forma sustancial en los últimos años para, entre otras cuestiones, fabricar los paneles solares que luego nosotros vamos a comprar 'para salvar el planeta" (esto último, dicho de forma irónica). ¿Qué hay de cierto en esto?

EL MENSAJE QUE ESTAMOS VERIFICANDO

China ha ido aumentando el uso de carbón forma sustancial en los últimos años para, entre otras cuestiones, fabricar los paneles solares que luego nosotros vamos a comprar para 'salvar el planeta'.

CONCLUSIÓN

Es una afirmación ENGAÑOSA, según una verificación llevada a cabo por Verificat. China ha reducido su consumo de carbón total y está invirtiendo en la construcción de paneles solares y aerogeneradores, que generan una huella de carbono mucho menor que los combustibles fósiles.

JUSTIFICACIÓN

China es el país más contaminante del mundo, según un informe de la ONU. Uno de los principales motivos es su alta dependencia de los combustibles fósiles. De entre todos ellos, destaca el carbón: "Más del 60% de la electricidad de China se produce con carbón", ha señalado a Verificat Alicia Valero, coordinadora del grupo de investigación de Ecología Industrial del Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Instituto CIRCE).

Si bien el país ha aumentado su uso del carbón en los últimos años, también ha reducido su dependencia. Es cierto que el país quema más carbón para cubrir su demanda energética, pero la proporción en la que usa esa fuente de energía es cada vez menor: "Es verdad que [el uso del carbón en China] ha aumentado en términos generales, porque el país ha aumentado mucho su consumo de energía, pero su incremento en los últimos diez años ha sido relativamente leve", ha indicado a Verificat Pedro Fresco Torralba, director general de Transición Energética de la Comunidad Valenciana. "En 2016, por ejemplo, la generación térmica era el 71% y la no fósil el 29%. Y un par de años antes, era el 75%. Poco a poco, aunque de forma lenta, el porcentaje de carbón en el mix chino es menor. Y eso implica que la electricidad usada para fabricar paneles solares es algo menos emisora", ha añadido. Además, el país está invirtiendo recursos y esfuerzos en desarrollar energías más limpias: la tercera parte de la energía producida en China es actualmente energía renovable, cifra que va poco a poco en aumento.

¿COMPENSAN LOS PANELES FOTOVOLTAICOS CHINOS?

Uno de los grandes inconvenientes de la energía solar fotovoltaica frente a otro tipo de energías renovables es el uso de infinidad de materias primas para su construcción para cuya producción es imprescindible tanto la minería como procesos de purificación que emplean materiales peligrosos para la salud humana y medioambiental.

Por ejemplo el polisicio, un derivado del silicio metálico cuyo refinado implica el empleo de ingentes cantidades de energía. Las fábricas chinas, que según el Wall Street Journal suministran más de las tres cuartas partes del polisilicio del mundo, utilizan energía barata como la del carbón. Por eso, el precio final del panel es más asequible y competitivo para los países que los quieran comprar. Y esa es una de las principales razones por las que España y el resto de Europa opta por los paneles chinos, si bien es cierto que recientemente su precio ha alcanzado un máximo histórico en China.

China es el mayor fabricante de productos fotovoltaicos del mundo: aglutina más del 80% de la capacidad de producción total de paneles solares, según la Agencia internacional de la Energía (IEA por sus siglas en inglés). Estos paneles no sólo satisfacen la demanda interna de una población que, lenta pero progresivamente no para de crecer, sino que también se exportan: en Europa, el 75% de los que se compraron en 2020 provinieron de China.

El hecho de que China utilice el carbón como energía para producir sus paneles solares hace que éstos sean más baratos que los europeos, pero también que tengan una huella de carbono mayor: puede llegar a duplicar a la de los europeos, según un análisis comparativo publicado en 2014. Sin embargo, la huella de carbono asociada a las placas fotovoltaicas a lo largo de toda su vida --desde la extracción de las materias primas hasta su gestión como residuo, esto es, lo que se conoce como análisis de ciclo de vida-- es menor que la de las instalaciones de combustibles fósiles. Por eso a diferencia de lo que sugiere el comentarista en el pódcast analizado por Verificat, no es cierto que la fabricación de placas fotovoltaicas conlleve una contaminación mayor que el uso de combustibles fósiles: incluso las peores placas fotovoltaicas emiten menos gases de efecto invernadero que las mejores instalaciones de combustibles fósiles (más información aquí).

¿Compensa? Valero considera que "hay un malentendido inherente en la declaración [del podcast]" ya que la huella de carbono de los paneles fotovoltaicos sólo tiene lugar mientras se construyen, algo que también sucede con el resto de energías renovables: "Aunque probablemente sea cierto que China esté usando carbón para generar electricidad que luego se usa para producir un panel solar, el panel solar puede continuar produciendo energía durante 20 años con cero emisiones".

"Incluso si el proceso no es limpio (y ese es definitivamente un problema que debe resolverse e investigarse)", ha añadido al verificador Ilaria Mazzocco, miembro del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés). "No hay forma de que sea lo mismo que quemar carbón (o incluso gas) diariamente durante 20 años para producir energía limpia".

El porcentaje de placas fotovoltaicas exportadas de China a la Unión Europea ha variado a lo largo de los años, reduciéndose entre 2013 y 2018 por aranceles impuestos para incentivar la producción europea. Dada la huella de carbón de una placa china frente a una europea, el club comunitario tiene como objetivo "volver a fabricar gran parte de los paneles solares que necesitamos los europeos", según ha explicado Torralba, que ha adelantado que "ya hay proyectos de fábricas, entre ellas, una en la Comunidad Valenciana".

FUENTES

  • Verificat (I
  • Bloomberg (I
  • Wall Street Journal (I
  • Science Direct (I) (II)
  • Eurostat (I) (II)
  • Agencia Internacional de la Energía (I) (II)
  • ONU Programa para el Medioambiente (I)
  • EFE (I)
  • Comisión Europea (I
  • Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (I)
  • Laboratorio Nacional de Brookhaven - Departamento de Energía de Estados Unidos (I

Esta verificación se publicó originalmente en Verificat. Si os llegan mensajes que os parecen dudosos, podéis reenviárnoslos al 666 908 353 y el equipo de Verificat lo verificará.

Más información