El único morosólogo de España advierte de la venta indiscriminada para evitar el riesgo de impago a empresas

Pere J. Brachfield
EP
Actualizado 15/11/2010 12:53:33 CET

CÓRDOBA, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

Pere J. Brachfield, único morosólogo existente en España, advierte de la venta indiscriminada y apuesta por la prevención, hacer cumplir al cliente los plazos legales de pago y la necesidad de atar su relación a través de un contrato para evitar el riesgo de impago a las empresas.

En una entrevista concedida a Europa Press, Brachfield, que impartirá este martes una conferencia en Priego de Córdoba sobre la gestión de los impagados, dentro del Tercer Encuentro Territorio Textil Andaluz, ha destacado que para evitar la morosidad es muy importante adoptar medidas preventivas, ya que además no son muy costosas y se pueden aplicar en cualquier empresa, ya sea de mayor o menor tamaño.

Y es que, según datos de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, que agrupa a más de un millón y medio de empresas, las deudas que tienen que cobrar las empresas españolas entre firmas privadas y administración pública se acerca a los 100.000 millones de euros.

De este modo, para evitar el riesgo de impago, ha dicho que "no hay que deslumbrarse con la facturación y las ventas, sino que antes de vender un nuevo producto, aconseja pedir un informe comercial, que puede costar entres unos 20 ó 30 euros". A través de él se puede detectar una situación de morosidad, si el cliente es un mal pagador y ver sus perspectivas o rentabilidad.

Igualmente, ha subrayado que "es importante atar la relación con el cliente a través de un contrato porque hay mucha tendencia a contratos verbales". Brachfield ha insistido en la necesidad de un "contrato blindado que proteja e intentar atar bien todas las operaciones en el día a día". Ha recordado además que una orden de compra debe ir firmada y cuando se entrega el material hay que documentarlo igualmente con un sello.

Asimismo, ha aconsejado dar un límite de riesgo a un cliente y comprobar que pague dentro de los plazos establecidos, por lo que es importante hacer que respete los tiempos legales de pago, ya que, actualmente, por ley ahora hay que pagar en un plazo de 85 días desde que se ha entregado la mercancía.

NEGOCIACIÓN AMISTOSA

Una forma también para eludir la morosidad es la negociación amistosa, si bien, ha subrayado Pere J. Brachfield, que "el tiempo es el peor enemigo de los cobros, por lo que hay que actuar en seguida". De este modo, ha indicado que si a las 48 horas del periodo establecido no se ha producido el pago es aconsejable preguntar si ha hecho el pago y en caso de que no sea así decirle cómo piensa solucionar la factura y dejar que muestre su posibilidad de pago.

No obstante, ha afirmado que es importante "coger las riendas y proponerle documentar la deuda, buscar un plan de pagos factible y acudir a garantías personales para esos pagos, si es necesario". Ha considerado que hay que buscar "una solución pragmática, intentar que vaya pagando la deuda poco a poco y pedir un informe investigado en cuanto el cliente empieza a hacer cosas raras".

Finalmente, cuando un cliente confiesa que no va a pagar, el experto opta por acudir al abogado e interponer una demanda porque asegura que el drama en España que es que "no se demanda y, aunque la justicia es lenta, es muy segura".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies