Los arqueólogos señalan nuevas zonas en el parque de Alfacar para excavar otras posibles fosas

 

Los arqueólogos señalan nuevas zonas en el parque de Alfacar para excavar otras posibles fosas

Actualizado 25/11/2009 20:56:01 CET

GRANADA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los arqueólogos han señalado nuevas zonas en el parque de Alfacar (Granada), donde se cree enterrado a Federico García Lorca, para excavar otras posibles fosas distintas a las ubicadas junto al monolito, donde se centran actualmente los trabajos de exhumación en búsqueda de los restos de los banderilleros Francisco Galadí, Joaquín Arcollas, el inspector de tributos Fermín Roldán y el restaurador Miguel Cobo.

Así lo ha señalado hoy a los periodistas la consejera de Justicia y Administración Pública, Begoña Álvarez, quien explicó que los expertos del Instituto Andaluz de Geofísica ya delimitaron con el georradar todos los posibles enterramientos situados en el parque que lleva el nombre del poeta. "Es un trabajo científico y lo van a hacer los científicos a instancias de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica, que irán viendo dónde creen que están esas zonas que contengan posibles restos", apuntó.

La fase arqueológica, que incluye, según precisó, intervenciones en todas esas zonas delimitadas --también las practicadas en las seis primeras fosas contempladas-- se prevé que concluya alrededor del 10 o el 12 de diciembre. "No hay nada destacable más", aseguró Álvarez, quien hace unos días informó de que la exhumación de las cuatro fosas ubicadas cerca del monolito sólo ha obtenido como resultados el hallazgo de una "gran roca".

Actualmente, la carpa que protegía esos cuatro posibles enterramientos ha sido trasladada a las otras dos localizadas por el georradar, situadas más cerca del monolito donde Ian Gibson ubicó la fosa que esconde los restos de García Lorca, para su exploración.

Las cuatro primeras fosas que han sido ya excavadas se sitúan en el parque, dos a los pies de un ciprés y muy cerca de un peñasco y otras dos justo enfrente, donde la ladera se eleva. Las otras dos restantes --de las que inicialmente se informó-- están cercanas al monolito del parque y a un olivo, y sobre ellas se trasladará la nave articulada, de 10 por 20 metros. No se excavará en el paraje del Caracolar, aunque también el georradar utilizado con carácter previo al inicio de la excavación peinó esa zona.

FOSA POR FOSA

Los arqueólogos, coordinados por Francisco Carrión, exhuman fosa por fosa y los restos óseos que se encuentren se irán trasladando al Laboratorio de Identificación Genética de la Universidad de Granada, que dirige el forense José Antonio Lorente, para su posterior cotejo con el ADN de los familiares que han solicitado recuperar a sus allegados, en concreto los de Galadí, del inspector de tributos Fermín Roldán y del restaurador Miguel Cobo. En principio no se identificarán genéticamente los del poeta y los del maestro republicano, ni tampoco los de Arcollas --puesto que a éste no se le conocen ascendientes--.

No se permite que los familiares de los fusilados presencien la exhumación, ni tampoco se fotografiarán los restos óseos que se vayan encontrando, como sí se ha hecho en otras exhumaciones, si bien Justicia ya ha anunciado que facilitará una grabación oficial al final de cada fase.

Aunque las tareas de búsqueda se dirigen hacia Galadí, Arcollas --a petición de la CGT y de la Unión Nacional de Banderilleros--, Roldán y Cobo, se hará el análisis antropormófico a todos los huesos que sean encontrados, aunque sólo se les practicará la prueba de ADN a aquellos cuyos descendientes lo hayan solicitado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies