'No' del Estado a la petición de Cantabria de tomar este verano 7 hm3 de agua del pantano del Ebro

Publicado 27/06/2017 14:41:00CET

   Propone al Gobierno regional captar esta cantidad de agua del embalse de Alsa, una solución que el bipartito no acepta y le pide que "recapacite"

   SANTANDER, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno de España (PP) ha dicho 'no' a la solicitud del Gobierno de Cantabria (PRC-PSOE) para captar 7 hectómetros cúbicos (hm3) de agua del pantano del Ebro durante el verano y le ha propuesto como alternativa hacerlo del embalse de Alsa (San Miguel de Aguayo), un planteamiento que el bipartito no acepta por no tener, a su juicio, "ni pies ni cabeza", y pide al Estado que "recapacite".

   Y es que, según el Gobierno de Cantabria, captar agua de Alsa requeriría ejecutar obras y hacer frente a un desembolso económico, por lo que ayer, lunes, solicitó una reunión entre Administraciones para buscar una solución "más sencilla, más económica y más viable", petición que aún no tiene respuesta.

   La decisión del Ejecutivo central fue comunicada por la secretaria de Estado de Medio Ambiente, María García, a la Consejería de Medio Ambiente en dos escritos, el último de 19 de junio, según han dado a conocer este martes, en rueda de prensa, la vicepresidenta de Cantabria y consejera de Medio Ambiente, Eva Díaz Tezanos (PSOE), y el director general de Medio Ambiente, el también socialista Miguel Ángel Palacio.

UN "NUEVO ATROPELLO" DEL GOBIERNO DE ESPAÑA A CANTABRIA

   El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) achaca su negativa a la captación por parte de Cantabria de estos 7 hm3 del pantano del Ebro en "la situación de los indicadores del plan de sequía de la cuenca del Ebro", una justificación que el Gobierno regional asegura que es "rotundamente falsa".

   Díaz Tezanos sostiene que los 7 hm3 que Cantabria ha solicitado captar este verano del pantano del Ebro no son "ni la solución ni el problema" de la "sequía" y es una cantidad "mínima" de la capacidad actual de este embalse (248 hm3).

   Para la vicepresidenta, la negativa del Ejecutivo central supone un "nuevo atropello" del Ejecutivo de Mariano Rajoy (PP) para "asfixiar" y "entorpecer" a la comunidad autónoma.

   "Creo que está clara que la voluntad política del Partido Popular es castigar a Cantabria siempre que puede y estamos recibiendo un trato totalmente injusto por parte del Gobierno de Rajoy", ha criticado Díaz Tezanos.

   La vicepresidenta ha recordado que, en 2008, el Gobierno de España, entonces dirigido por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, reconoció el derecho de Cantabria a usar 26 hm3 de agua de los 541 que tiene el pantano del Ebro para abastecerse.

   Por ello, la vicepresidenta ha considerado que la decisión del Gobierno de Rajoy de no permitir a Cantabria tomar esos 7 hm3 solicitados del pantano del Ebro --los cinco que se solicitan "cada verano" para abastecer a Santander más otros dos pedidos este año como "reserva" para la Autovía del Agua-- es "muy grave", ya que, según ha dicho, supone "eliminar" el derecho de suministro que la comunidad tiene desde 2008, y "acarrea consecuencias muy graves" para el Gobierno regional "difíciles de aceptar".

ACTUALMENTE SE SIGUE TOMANDO AGUA DEL PANTANO DEL EBRO

   Pese a la decisión del Gobierno de España, la vicepresidenta ha explicado que en estos momentos, y desde la semana pasada, se está recibiendo agua del pantano del Ebro a través del bitrasvase del Ebro-Besaya puesto que existe una autorización provisional para hacerlo.

   Sin embargo, Díaz Tezanos y Palacio han asegurado desconocer si esta autorización seguirá vigente todo el verano o no, aunque entienden que no se suspenderá hasta que se encuentre una "solución definitiva". A pesar de ello, aseguran que el abastecimiento de agua este verano está garantizado.

   El Gobierno regional entiende que la propuesta del Ejecutivo central de que Cantabria no tiene "ni pies ni cabeza" y "no supone ningún ahorro" de los recursos del pantano del Ebro, dado que en verano Alsa capta agua procedente del embalse del Ebro.

   Además, critica que desde el Estado se haga "recaer" en Cantabria "toda la cuestión y responsabilidad" de hacer efectiva la solución que plantea el Gobierno central de que la comunidad deje de captar agua del embalse del Ebro y pase a hacerlo del de Alsa, con las "dificultades técnicas, jurídicas y económicas" que ello supone.

   Y es que, según ha advertido Díaz Tezanos, el Gobierno de Cantabria tendría que hacerse cargo de ejecutar obras para poder captar del embalse de Alsa (una tubería de unos 800 metros), y también de los bombeos y de las instalaciones necesarias y su mantenimiento, lo que ha cifrado en "más de 300.000 euros".

   Además, debería pagar al Estado un canon de 150.000 euros por captar agua de Alsa (que ahora no se paga) e indemnizar, en una cantidad "aún sin cuantificar", a la empresa Electra de Viesgo, que emplea el agua de este pantano para la producción de energía eléctrica.

   "Si no se utiliza para eso y se baja para abastecer a la ciudad de Santander la compañía eléctrica, obviamente, pedirá indemnización al Gobierno de Cantabria", ha apostillado Díaz Tezanos.

   También el Gobierno de Cantabria tendría que seguir pagando al Estado la amortización de las obras del bitrasvase del Ebro-Besaya y los derechos comprometidos por la captación de agua del embalse del Ebro, lo que supone --ha dicho Díaz Tezanos-- más de 1 millón de euros.

   La vicepresidenta ha señalado que si se impide a Cantabria captar agua del embalse del Ebro inversiones como los 75 millones de euros del bitrasvase o los 200 de la Autovía del Agua que tenían entre sus objetivos el poder abastecerse en verano si era necesario de dicho pantano, quedarían "anuladas".

   Además, el Ejecutivo regional tendría que hacerse cargo de la tramitación de todos los permisos y autorizaciones ambientales que conlleva todo esto", además de responsabilizarse de los "posibles daños" que se podrían ocasionar esta operación de abastecimiento.

   Díaz Tezanos ha apuntado también que hay planeamientos generales de municipios y expectativas de crecimiento y desarrollo económico de la región que dependen de ese derecho que, desde 2008, tenía Cantabria de captar esos 26 hm3 del pantano del Ebro, perspectivas que quedarían "anuladas" si el Gobierno suspende dicho derecho.

   Por ello, el Gobierno de Cantabria pide al Estado que "deje las cosas como están" y que la transferencia de agua para el abastecimiento a Santander y Cantabria se realice de forma directa desde el embalse del Ebro, sin necesidad de ejecutar ninguna obra.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies