Salvan de la tala a un pino en Guadalajara esculpiendo una escalera de libros

Pino transformado en libro en Guadalajara
EUROPA PRESS
Actualizado 13/06/2018 14:03:12 CET

GUADALAJARA, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de escultores por afición han aprovechado un pino que estaba a punto de ser talado en la Plaza de Santo Domingo de Guadalajara para darle un valor cultural mediante el diseño de una original estatua a modo de escalera de libros, de unos cuatro metros y medio de altura, moldeada unicamente con una motosierra.

Su afición a la escultura en todo tipo de materiales pero especialmente en madera ha llevado a José Ángel Gil, ingeniero de profesión ahora jubilado, y a otras tres personas, a adentrarse en este proyecto, una iniciativa que también pretende dar un uso a esos árboles secos que están a punto de ser talados.

En este caso, con el apoyo del Ayuntamiento de la capital alcarreña, han apostado por aprovechar un pino de grandes dimensiones del que han mantenido su base y tras cortarle la copa y algo del tronco, le han comenzado a dar forma con la única ayuda de una sierra mecánica.

Y para darle un mayor movimiento también están trabajando con la motosierra libros sueltos que luego pegarán o atornillarán hasta conseguir una altura de cuatro metros y medio.

"Así hemos evitado también que lo talen y a la vez hacemos una escultura que creemos puede realizar una plaza como es Santo Domingo", ha dicho Gil a Europa Press.

HOMENAJE LITERARIO

El propio Ayuntamiento les ha sugerido que fuera un tema cultural o deportivo y este grupo de escultores por amor al arte han apostado por los libros en altura, en homenaje a escritos como Antonio Buero Vallejo o Cela, a excepción del grabado de las letras que llevará cada ejemplar, para lo que se ayudarán de una gubia.

"Vamos a hacer una escalera de libros que viene al hilo por la obra 'Historia de una Escalera' de Buero Vallejo", ha apostillado Gil.

Los trabajos comenzaron este mismo lunes y la intención es que esté terminada antes del sábado. En cuanto al mantenimiento, el pino aún supura resina y eso es positivo según los escultores, que creen que bastará con un par de tramientos al año.

Contador