TSJCM anula el aumento de jornada a los trabajadores por parte de la empresa Ibercacao desde mayo de 2015

TSJCM ALBACETE
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 21/04/2018 14:13:32CET

TOLEDO, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia (TSJCM) ha anulado lo dispuesto en materia de jornada laboral en el convenio colectivo de la empresa Ibercacao SAU, con sede en Quintanar de la Orden (Toledo), publicado en mayo de 2015 en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) al considerarlo "inaplicable" por "contradecir" la jornada laboral establecida en el artículo 22 del 'Convenio colectivo provincial de mazapán, masas fritas, confitería y chocolate de Toledo' debiendo estarse a lo establecido al respecto en este último convenio colectivo provincial.

Así consta en la sentencia de la Sala de lo Social del TSJCM, recogida por Europa Press, que estima el recurso de suplicación formulado por CCOO Toledo frente a la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social nº 1 de Toledo de fecha 15 de septiembre de 2016, y revoca la sentencia recurrida, señalando que la empresa deberá aplicar el convenio provincial del sector, que establece que los trabajadores afectados por el mismo tendrán una jornada laboral máxima anual de 1.776 horas, tanto en jornada partida como para la continuada, pudiéndose distribuir en cada empresa de la manera más conveniente a las necesidades de la campaña.

CCOO, en un comunicado, ha valorado esta sentencia --que puede ser recurrida en casación ante el Supremo-- y ha felicitado a la plantilla por la misma, ya que "a partir de ahora verá reducida su jornada".

El sindicato ha explicado que Ibercacao incrementó desde enero de 2015 incrementó en 40 horas la jornada anual establecida en el convenio sectorial de la provincia de Toledo, recurriendo la cláusula que, entre otras condiciones, fijaba para la plantilla una jornada anual de 1.816 horas para 2015 y 2016 y de 1.808 horas para 2017 y 2018, frente a las 1.776 máximas establecidas en el convenio provincial del sector.

Según CCOO, el Grupo Lacasa, propietaria de Ibercacao formó parte de la representación patronal que negoció y firmó en 2013 el convenio colectivo provincial, pero "inmediatamente después de firmarlo para todas las empresas y trabajadores del sector de la provincia, comunicó a su plantilla --unas 150 personas en la actualidad-- su pretensión de elaborar su propio convenio de empresa, con peores condiciones que las acordadas en el convenio provincial".

El convenio de Ibercacao establecía su vigencia hasta el 31 de diciembre de 2014, pero añadía que "llegada su finalización quedará inmediatamente denunciado sin necesidad de previo requerimiento. Concluida su vigencia y hasta tanto en cuanto no se logre un nuevo acuerdo será de aplicación en todo su contenido".