Jonathan Coe traslada el humor británico a la Exposición Universal de Bruselas de 1958

 

Jonathan Coe traslada el humor británico a la Exposición Universal de Bruselas de 1958

Jonathan Coe
EUROPA PRESS
Publicado 04/02/2015 15:26:21CET

BARCELONA, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El escritor Jonathan Coe ha trasladado en el libro 'Expo 58' (Anagrama) el sentido del humor británico a la Exposición Universal de Bruselas de 1958, celebrada en plena Guerra Fría, con una historia protagonizada por un funcionario que tiene como misión supervisar el funcionamiento del pub del pabellón británico.

Thomas Foley, casado y con una hija, es trasladado a Bruselas y allí descubre un mundo cosmopolita lejano a la grisura de Londres y se ve envuelto en un coqueteo con una azafata flamenca, sospechas de infidelidad de su mujer y encuentros disparatados con un par de espías británicos, todo ello en el escenario de una feria en la que unos países "vendían mitos" a los otros.

En rueda de prensa en Barcelona, el autor de '¡Menudo reparto!' ha explicado que la novela es una suerte de ensayo sobre cómo los británicos ven su propio sentido de humor, y ha sostenido que en esta ocasión eligió antes el escenario de la obra --Bruselas-- que el tono de la misma porque quería llevar al lector a una época "más inocente" en ideales.

Pese a que sobre la novela pesa la tradición literaria humorística británica --entre los que ha citado a Tom Sharpe, Kingsley Amis o David Lodge--, Coe ha hecho hincapié también en el sentido del humor belga que hizo que en plena Guerra Fría los organizadores de la feria pusieran cercanos los pabellones de Estados Unidos y la Unión Soviética, que fueron los más visitados: "Ningún periodista belga de la época con los que hablé recordaba nada del pabellón británico", ha bromeado el escritor.

Coe ha remarcado que el libro se sitúa en los últimos estertores de una época en que la sociedad británica reprimía actitudes, previa a la llegada de la revolución musical, sexual, de la moda y el teatro en los años 60.

A pesar de la aparición de espías en la novela, ha remarcado que sus personajes no pueden estar más alejados de uno de los agentes británicos por excelencia como es James Bond, del que ha mostrado su fascinación por conseguir que una herramienta "racista, misógina e imperialista" se convierta en un icono británico, aunque ha admitido que la versión protagonizada por Daniel Craig es más moderna.

"No me han pedido que escriba un nuevo Bond", ha ironizado el escritor británico, que ha sostenido que sus personajes son pasivos e indecisos, todo lo contrario que el dinamismo y decisión que rezuma 007, y ha bromeado que incluso no sabrían si el Martini lo quieren agitado o no.

El autor ha sostenido que se trata de su obra más cinematográfica, pero haciendo gala de su sentido del humor ha afirmado que es "el único por el que la industria no ha tenido interés".

DEFENSOR DE LA UE

Coe se ha mostrado como un entusiasta defensor de la Unión Europea porque "en su corazón hay unos ideales muy elevados", que tiene en Bruselas uno de sus centros de poder, y ha considerado que sería un error que el Reino Unido saliera de ella, aunque ha abogado por que la UE lleve a cabo reformas.

El escritor británico trabaja en un nuevo libro que recuperará personajes de '¡Menudo reparto!', aunque ha remarcado que no se trata de una continuación de esa obra, y que estará ambientada en la Inglaterra actual de David Cameron ante la que no va a "ser compasivo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies