El pequeño comercio alerta de que la liberalización comercial no se puede aplicar en Catalunya

Miquel Àngel Fraile
EUROPA PRESS
Actualizado 13/07/2012 20:15:03 CET

Considera que el aplazamiento del IVA a septiembre no reactivará un consumo "deprimido"

BARCELONA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Confederación del Comercio de Catalunya (CCC), Miquel Àngel Fraile, ha advertido de que la liberalización de horarios comerciales y de rebajas aprobada este viernes en el Consejo de Ministros no es aplicable en Catalunya.

"No se puede aplicar porque no hay margen. Continuaremos con nuestra normativa", ha defendido Fraile, quien ha recordado que el Govern ya avanzó que interpondría un recurso ante el Tribunal Constitucional (TC) si el Gobierno aprobaba finalmente estas medidas.

Fraile ha insistido en que el Gobierno está invadiendo competencias catalanas, y en que la liberalización de horarios comerciales no supondrá una reactivación del consumo ni un incremento de la facturación, y tan sólo beneficia a las multinacionales y a la gran distribución.

Asimismo, ha asegurado que el aplazamiento de la aplicación del IVA al mes de septiembre tampoco tendrá efectos positivos sobre el consumo: "El aplazamiento del IVA no evitará que la gente deje de comprar, porque el consumo está deprimido".

Fraile no entiende por qué el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha aprobado estas medidas porque "no son un requerimiento de Bruselas", ni existe ningún país europeo, a su juicio, con una normativa similar a la que ha aprobado este viernes el Gobierno.

CONVENIO DE RECHAZO EN BARCELONA

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, la Fundación Barcelona Comerç y el Consell de Gremis de Comerç, Serveis i Turisme de Barcelona firmaron este mes un manifiesto de rechazo a la liberalización de horarios comerciales.

El texto, que también tiene el apoyo de Pimec Comerç y las principales entidades representativas del pequeño y mediano comercio catalán, además de los sindicatos CC.OO. y UGT, defiende el modelo de comercio de proximidad de Barcelona, y asegura que con la ampliación de horarios el Gobierno del PP pretende decantar "un mayor número de compradores" hacia los negocios de las grandes empresas, además de afirmar que la medida no creará empleo.

MEDIDAS

El Gobierno ha establecido la plena liberalización horaria para los establecimientos con una superficie inferior a los 300 metros cuadrados, una medida que ya está recogida en la Ley de Horarios Comerciales actual, si bien las comunidades autónomas podían limitar la libertad total a las tiendas de menos de 150 metros y ahora el Gobierno suprime esa facultad.

Para el resto de tiendas, hasta ahora la normativa fija en 12 número de aperturas anuales en domingos y festivos, pero posibilita a las comunidades autónomas a reducir este número hasta un mínimo de ocho.

Ahora se aumentará de 12 a 16 el límite estatal, mientras que las comunidades autónomas podrán reducir a diez los días de apertura autorizada al año, y se incrementarán de 72 a 90 horas semanales los horarios de apertura en días laborables.

El Gobierno pretende además potenciar las zonas de gran afluencia turística obligando al menos a 14 grandes ciudades a delimitar un área con libertad de apertura comercial, entre ellas Barcelona.