Agua polar más cálida y salada amenaza la circulación océanica global

Plataforma de hielo polar
FLICKR/NASA ICE, LICENSED UNDER CC BY 2.0
Publicado 09/03/2018 10:29:13CET

   MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La fusión de las plataformas de hielo está cambiando la química del océano en el Polo Sur y el resultado podría ser un cambio en las corrientes mundiales y un mayor derretimiento de los glaciares.

   En los polos norte y sur, el agua fría y fría se hunde, impulsando la llamada cinta transportadora oceánica global, un sistema complejo que depende de la transferencia de calor y la densidad que impulsa las corrientes oceánicas en todo el mundo.

   Este sistema regula los climas regionales pero se ve amenazado cuando grandes cantidades de agua dulce, como el hielo glacial, caen al mar. El derretimiento de la plataforma de hielo significa que se verterá más hielo glacial en el océano, y esto puede provocar el corte de la cinta transportadora, ya que es menos probable que el agua salada diluida y menos densa se hunda.

   En la Antártida, a profundidades entre 500 y 2.000 metros, se puede encontrar una masa de agua salada sorprendentemente cálida, llamada Agua Profunda Circumpolar. En ciertos puntos bajo la Antártida, esta agua caliente entra en contacto con la parte inferior de las plataformas de hielo y derrite el hielo. Si más agua salada caliente está llegando al fondo de las plataformas de hielo que en años anteriores, esto podría impulsar un aumento en la fusión de la plataforma de hielo.

   Laura Herraiz Borreguero, de la Universidad de Southampton y coordinadora del proyecto OCEANIS, está rastreando los movimientos de esta corriente salada cálida, para ver si hay fluctuaciones o cambios en comparación con años anteriores.

   Al analizar y comparar datos recopilados por otros investigadores, ha descubierto que en los últimos 20 años, la corriente de agua salada tibia se ha vuelto más común. Los efectos son aún más pronunciados en la inhóspita región de la Antártida Oriental, una parte del continente generalmente menos investigada que la Antártida Occidental, ya que es mucho más difícil de acceder.

REDUCTORES DE VELOCIDAD

   Debido a que las plataformas de hielo actúan como badenes de velocidad para el flujo de hielo glacial y disminuyen la velocidad a la cual los glaciares antárticos llegan al mar, un aumento en el derretimiento de la plataforma de hielo significaría que los glaciares podrían verter grandes cantidades de hielo de agua dulce en el océano sin control.

   "Si perdemos (las plataformas de hielo), la velocidad de los glaciares podría ser de cuatro a cinco veces más rápida", afirma Herraiz Borreguero en un comunicado de Horizon, revista de I+D de la Comisión Europea.

   Su próximo desafío es determinar con precisión qué impacto tendrá el cambio en las aguas profundas circumpolares. "Lo que estoy viendo ahora es cómo esto altera las propiedades del agua alrededor de la Antártida, también en relación con la circulación del Océano Austral", dijo. "Mejorar nuestro conocimiento de las interacciones entre la plataforma de hielo y el océano es un paso fundamental para reducir la incertidumbre en las proyecciones del aumento futuro del nivel del mar".

   Melanie Grenier del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS), Francia, que coordina el proyecto GCP-GEOTARCTIC, también está estudiando la circulación oceánica. El proyecto es parte de un esfuerzo de colaboración multinacional llamado GEOTRACES cuyo objetivo es comprender mejor la circulación oceánica mundial y los ciclos marinos al examinar la distribución de elementos químicos disueltos y particulados suspendidos en la columna de agua.

   Las concentraciones de partículas, las distribuciones y los intercambios pueden informar a los científicos sobre lo que sucede en la columna de agua. Ciertas masas de agua tienen propiedades distintas, por ejemplo, son ricas en nutrientes o pobres en nutrientes, cálidas, frías, saladas o frescas.