Fuertes eventos de El Niño alteran plataformas de hielo en la Antártida

Frente de hielo Getz
JEREMY HARBECK/NASA
Actualizado 08/01/2018 17:20:09 CET

   MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Eventos fuertes de El Niño pueden causar una pérdida significativa de hielo en algunas plataformas de hielo en la Antártida, mientras que puede ocurrir lo contrario durante eventos fuertes de La Niña.

   El Niño y La Niña son dos fases distintas de El Niño/Oscilación del Sur (ENOS, por sus siglas en inglés), un fenómeno natural que se caracteriza por la oscilación periódica de la temperatura del agua en el Pacífico tropical entre el clima cálido durante El Niño y el frío durante La Niña.

   La investigación, financiada por la NASA y que publica Nature Geoscence, ofrece nuevos datos sobre cómo las plataformas de hielo antárticas responden a la variabilidad de las condiciones atmosféricas y oceánicas mundiales.

   El estudio fue dirigido por Fernando Paolo mientras era estudiante de doctorado y posdoctorado en la Institución de Oceanografía Scripps en la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos. Paolo ahora es un erudito postdoctoral en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

   Paolo y sus colegas, incluida la glacióloga de Scripps Helen Fricker, descubrieron que un fuerte episodio de El Niño hace que las plataformas de hielo en el sector del mar de Amundsen en la Antártida occidental ganen masa en la superficie y se derritan desde abajo al mismo tiempo, perdiendo hasta cinco veces más hielo de la fusión basal de lo que ganan por el aumento de las nevadas. El estudio utilizó observaciones satelitales de la altura de las plataformas de hielo desde 1994 hasta 2017.

   "Hemos descrito por primera vez el efecto de El Niño/Oscilación del Sur en las plataformas de hielo de la Antártida Occidental --subraya Paolo--. Ha habido algunos estudios idealizados que utilizan modelos, e incluso algunas observaciones indirectas de las plataformas de hielo, lo que sugiere que El Niño podría afectar significativamente a algunas de estas plataformas, pero no teníamos observaciones reales de la plataforma de hielo. Ahora, hemos presentado un registro de 23 años de datos satelitales en las plataformas de hielo de la Antártida Occidental, confirmando no solo que ENOS los afecta anualmente, sino que también cómo".

   Los efectos opuestos de El Niño en las plataformas de hielo (agregar masa a partir de las nevadas, pero quitársela mediante el derretimiento basal) al principio fueron difíciles de desentrañar de los datos satelitales.

   "Los satélites miden la altura de las plataformas de hielo, no la masa, y lo que vimos al principio es que, durante fuertes eventos de El Niño, la altura de las plataformas de hielo en realidad aumentó", dice Paolo. "Esperaba ver una reducción general en la altura como consecuencia de la pérdida de masa, pero resulta que la altura aumenta", afirma.

CAMBIOS EN LA MASA CONTROLAN EL FLUJO DE LAS PLATAFORMAS DE HIELO

   Después de un análisis más detallado de los datos, los científicos encontraron que, aunque El Niño fuerte cambia los patrones de viento en la Antártida Occidental de una manera que promueve el flujo de aguas oceánicas cálidas hacia las plataformas de hielo para aumentar el derretimiento desde abajo, también eleva la nieve particularmente a lo largo del sector del mar de Amundsen. El equipo entonces necesitó determinar la contribución de los dos efectos. ¿La atmósfera está agregando más masa de la que el océano está restando o es al revés?

   "Descubrimos que el océano termina ganando en términos de masa. Los cambios en la masa, en lugar de la altura, controlan cómo las plataformas de hielo y los glaciares asociados fluyen hacia el océano", dice Paolo. Mientras que la pérdida de masa por fusión basal excede a la ganancia de masa por la nevada durante eventos de El Niño fuertes, lo opuesto parece suceder durante los eventos de La Niña.

   Durante todo el periodo de observación de 23 años, las plataformas de hielo en el sector del mar de Amundsen en la Antártida redujeron su altura en 20 centímetros (8 pulgadas) por año, hasta un total de 5 metros (16 pies), principalmente debido a la fusión del océano. El Niño intenso de 1997-98 elevó la altura de estas plataformas de hielo en más de 25 centímetros (10 pulgadas). Sin embargo, la nieve mucho más ligera contiene mucha menos agua que el hielo sólido. Cuando los científicos tuvieron en cuenta la densidad de la nieve, descubrieron que las plataformas de hielo perdían alrededor de cinco veces más hielo por fusión submarina que lo que ganaban con la nieve acumulada en la superficie.

   "La respuesta de la plataforma de hielo a la variabilidad climática de ENSO puede utilizarse como una guía sobre cómo podrían afectar los cambios a largo plazo en el clima global podrían a las plataformas de hielo alrededor de la Antártida", señala la coautora Laurie Padman, oceanógrafa de 'Earth & Space Research', una empresa de investigación sin fines de lucro con sede en Seattle. "El nuevo conjunto de datos nos permitirá verificar si los modelos oceánicos pueden representar correctamente los cambios en el flujo de agua caliente debajo de las plataformas de hielo", agrega.

   La fusión de las plataformas de hielo no afecta directamente al aumento del nivel del mar, porque ya están flotando. Lo que importa para la subida del nivel del mar es la adición de hielo de la tierra al océano, sin embargo, son las plataformas de hielo las que detienen el flujo de hielo hacia el océano. Entender qué está causando los cambios en las plataformas de hielo "aumenta el conocimiento sobre qué va a pasarle al hielo fundido, que es lo que finalmente afectará el aumento del nivel del mar", dice Fricker. "El santo grial de todo este trabajo es mejorar las proyecciones sobre la subida del nivel del mar", concluye.