El primer nido de hormiga T.Rex revela que no hay reina

Hormiga T.Rex
ASIAN MYRMECOLOGY, 9: E009007 (1-4) DOI: 10.20362/
Actualizado 19/05/2017 14:52:23 CET

   MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de Singapur han conseguido encontrar y estudiar el primer nido de hormigas Tyrannomyrmex rex, llamada así por su extraña cabeza y cortos antebrazos, descubierta en Malasia en 2003.

   Ese hallazgo inicial fue una sola hormiga muerta. Desde entonces, otros investigadores han encontrado ejemplares sobre hojas, pero hasta ahora nadie había encontrado nunca un nido.

   En su artículo publicado en la revista Asian Myrmecology, Mark Wong y Gordon Young --de los Jardines Botánicos de Singapur y la Universidad Nacional de Singapur-- informan que encontraron el nido después de investigar un pequeño pedazo de tierra que recientemente había sido desarraigado por ejercicios militares en Mandai, una parte de Singapur justo al norte del Zoológico. Señalan que a principios del siglo, la zona se había utilizado como una plantación de caucho.

   Después de confirmar que la especie era, de hecho, el esquivo T. rex, los científicos desenterraron el nido y lo llevaron a su laboratorio para el estudio. Encontraron que estaba formada por 13 hormigas obreras, huevos, larvas y pupas, pero no había reina.

   También descubrieron que las hormigas no tenían glándulas metapleurales, que otras hormigas usan para secretar un compuesto antiséptico, lo que era extraño, considerando el lugar donde vivían, bajo tierra en un bosque en descomposición, que también ofrecía una pista de por qué habían sido tan difíciles de encontrar.

   Wong y Young informan que las hormigas parecían ser nocturnas y no agresivas; se paralizaban cuando se enfrentaron con otros insectos y luego escapaban, aunque una de ellas picó un milpiés que intentó entrar en el nido. Además, no podían averiguar lo que comían las hormigas, a pesar de ofrecerles una amplia variedad de opciones. Los investigadores estudiaron a las hormigas durante 10 días y luego las mataron, preservando sus cuerpos para un estudio posterior. También regresaron al sitio donde encontraron el nido buscando otros signos de las hormigas, pero no encontraron ninguno.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies