La peste ya alcanzó Europa durante el Neolítico desde la gran estepa

Restos de individuo analizado
STADTARCHÄOLOGIE AUGSBURG
Actualizado 22/11/2017 18:25:34 CET

   MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Una plaga de peste entró en Europa durante el Neolítico con una migración a gran escala de personas de la estepa euroasiática.

   La peste causada por 'Y. Pestis' ha sido responsable de importantes pandemias históricas, incluida la Muerte Negra en el siglo XIV. Mediante el análisis de formas antiguas de la enfermedad, los investigadores esperan obtener más información sobre la evolución de la peste y cómo se volvió más virulenta con el tiempo.

   Para este estudio, el equipo analizó más de 500 muestras de dientes y huesos de Alemania, Rusia, Hungría, Croacia, Lituania, Estonia y Letonia para detectar la presencia de 'Y. Pestis'. Recuperaron genomas completos de 'Y. Pestis' de seis individuos, lo que aumentó enormemente el número de genomas de 'Y. Pestis' disponibles para su estudio durante este periodo de tiempo y les brindó una oportunidad para estudiar cómo evolucionó la enfermedad tras su llegada a Europa.

   La peste probablemente llegó a Europa Central aproximadamente al mismo tiempo que los nómadas esteparios. Los científicos encontraron que los genomas de 'Y. Pestis' de este periodo de tiempo, que se hallaron en diferentes partes de Europa, estaban estrechamente relacionados.

   "Esto sugiere que la peste llegó a Europa varias veces durante este periodo desde el mismo reservorio, o entró una vez en la Edad de Piedra y se quedó allí", explica la primera autora de este trabajo, Aida Andrades Valtueña, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana. Para aclarar qué escenario fue más probable, los científicos examinaron sus datos en el contexto de la evidencia existente de ADN arqueológico y antiguo con respecto al movimiento de personas durante el mismo periodo.

   Hace unos 4.800 años, hubo una gran expansión de personas de la Estepa Caspia-Póntica a Europa. Estas personas portaban marcadores genéticos distintos que permiten rastrear sus movimientos y su influencia genética, presente en prácticamente todos los europeos de hoy en día.

CAMBIOS EN LOS GENES DE VIRULENCIA DE LA PESTE

   Curiosamente, los primeros indicios de la peste en Europa coinciden con la llegada de la ascendencia esteparia en las poblaciones humanas. Esto respalda el concepto de que la plaga se propagó junto con la migración a gran escala de los nómadas esteparios.

   "Desde nuestro punto de vista, el ancestro genético humano y la mezcla, en combinación con las series temporales dentro del linaje de 'Y. Pestis' del Neolítico tardío, apoyan la idea de que 'Y. Pestis' posiblemente se introdujo en Europa desde la estepa hace unos 4.800 años, donde estableció un reservorio local antes de regresar a Eurasia Central", explica Alexander Herbig, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

   Los genomas de la peste recuperados por los investigadores confirman que durante este periodo se produjeron cambios en los genes relacionados con la virulencia de la peste, como se sugirió en investigaciones previas. Se necesitará más investigación para confirmar cómo estas modificaciones afectaron a la gravedad de la enfermedad.

   Sin embargo, es posible que 'Y. Pestis' ya fuera capaz de causar epidemias a gran escala antes de desarrollar estos rasgos. El director del Departamento de Arqueogenética del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y autor principal del estudio, Johannes Krause, explica: "La amenaza de las infecciones por 'Y. Pestis' puede haber sido una de las causas del incremento de la movilidad durante el periodo neolítico tardío de la Edad de Bronce inicial".

   En otras palabras, la población esteparia podría haberse movido para alejarse de la peste. Además, la introducción de la enfermedad en Europa podría haber desempeñado un papel en el recambio genético de las poblaciones europeas. "Es posible que ciertas poblaciones europeas, o las esteparias, puedan haber tenido un nivel diferente de inmunidad". Se necesitarán más investigaciones para analizar aún más muestras, tanto de 'Y. Pestis' como de humanos, de un rango temporal y geográfico más amplio para responder mejor a estas cuestiones.