Buch atribuye el "conflicto" por la posible apertura en domingo de Ikea a la "mala gestión" del Ayuntamiento de Alfafar

Tienda de Ikea en Alfafar (Valencia).
EUROPA PRESS
Actualizado 27/06/2014 17:03:10 CET

VALENCIA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch, ha atribuido el "conflicto" generado por la posible apertura en domingo de la tienda de Ikea en Alfafar (Valencia) a la "mala gestión" llevada a cabo por el Ayuntamiento de la localidad.

Buch, en declaraciones a Europa Press, ha explicado que este mismo viernes vencía el plazo del trámite de audiencia y el consistorio de Alfafar ha solicitado otros cinco días más. El conseller ha señalado que, posteriormente, se tomará "una decisión" en función de "los escritos que nos van presentado".

El titular de Economía ha destacado que "todo el problema" sobre la posible apertura en domingo de Ikea se ha generado "por una mala gestión del Ayuntamiento de Alfafar". Al respecto, ha indicado que el consistorio local presentó la solicitud para declarar el término municipal Zona de Gran Afluencia Turística, lo que permitiría la apertura en domingo.

Sin embargo, ha señalado que, posteriormente, el Ayuntamiento "paralizó" esta solicitud, pero "sin retirarla". De este modo, cuando lo notificó, "ya se había presentado Ikea como parte interesada".

Máximo Buch ha criticado la "posición errática" del Ayuntamiento al presentar la paralización de la solicitud de Zona de Gran Afluencia Turística fuera de plazo y, al respecto, ha subrayado que desde la Conselleria "hubiéramos hecho cualquier cosa que nos hubiera dicho el Ayuntamiento, siempre que estuviera bien presentada, porque la ley estatal dice que los ayuntamientos deciden si abre una zona o no abre".

El conseller ha hecho referencia al motivo aludido por el alcalde de Alfafar, Juan Ramón Adsuara, para que Ikea no abra los domingos, como es que los comerciantes locales no están de acuerdo. Al respecto, Buch ha respondido que "lo sabe desde hace casi un año", ya que en agosto de 2013 realizó una encuesta a los comerciantes de Alfafar y "el cien por cien estaba en contra". "Ha tenido diez meses para pensárselo", ha apostillado.