La Comunitat Valenciana clama por una financiación justa en una marea de miles de personas para exhibir unidad

Contador
Vista aérea de la marcha
CEDIDA
Actualizado 19/11/2017 18:20:55 CET

La marcha llena las calles de València en una cita que quiere ser "histórica" y evitar el victimismo

VALÈNCIA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una multitudinaria manifestación ha recorrido este sábado el centro de València para mostrar la unidad de la sociedad en torno a una financiación justa para la Comunitat Valenciana, un clamor al que se han unido miles de personas --unas 65.000 según la organización y 17.000 según Delegación de Gobierno-- junto a partidos, sindicatos, empresarios, entidades sociales y el Consell. La protesta ha finalizado sin incidentes y sin gran cantidad de banderas o consignas en la cabecera para evitar "cualquier sesgo político".

   Los organizadores --los sindicatos UGT-PV y CCOO PV junto a la patronal autonómica CEV, con el apoyo de PSPV, Compromís y Podemos-- quieren que esta cita sea "histórica" y no sea vista como un "ejercicio de victimismo", para que "el lunes, todos los grupos políticos se sienten a negociar" sobre el reparto de fondos.

   La marcha ha arrancado con dos grandes pancartas de cabecera sin siglas de sindicatos y partidos, ambas bajo el lema 'El poble valencià exigeix finançament just' y llevadas por los principales representantes de los organizadores. Le han seguido otras cinco pancartas de plataformas de dependencia, enseñanza pública, ONGs, juventud y sanidad pública. La cabecera ha evitado las banderas o consignas, que sí han llevado y coreado algunos manifestantes.

   En el recorrido de la calle Guillem de Castro a las Torres de Serranos, que estaba abierto a símbolos siempre que fueran constitucionales, se han visto 'senyeras', enseñas sindicales --la mayoría de CCOO PV-- e incluso alguna bandera de la Unión Europea, además de unas letras gigantes en blanco con la palabra 'Finançament'.

   La protesta también ha quedado enmarcada en pancartas en valenciano como 'Les persones primer, la crisi no pot ser escusa', 'Més inversió, més qualitat, més dignitat', 'Més finançament, menys impostos', 'Recuperem el que ens han arrabassat' o 'Diners per a la gent i no per al ciment', bajo los gritos de varias personas de 'Volem finançament' y el de 'On estan els diners dels valencians'.

TODOS LOS PARTIDOS MENOS EL PP

   Con batucadas y música de 'dolçaina' y 'tabal' y acompañada por cabezudos y gigantes, la comitiva ha seguido con los manifestantes de los principales partidos con representación en la Comunitat Valenciana --PSPV, Compromís y Podemos--. Por parte de la oposición, Ciudadanos ha apoyado la marcha y el PP la ha rechazado al entender que la financiación se reclama en las instituciones y no en la calle.

   A nivel institucional, se ha sumado todo el Consell en bloque, diputados de las Corts Valencianes y representantes provinciales y municipales. Todos han marchado con el objetivo de lanzar una llamada a que la sociedad valenciana se haga oír "con una sola voz" para acabar con la "discriminación" que ha padecido con todos los sistemas de financiación autonómicos.

PUIG PIDE APLICAR EL 156

   Ante la respuesta de la convocatoria, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha definido la concentración en declaraciones a los medios como "un día de alegría y concordia entre valencianos y en defensa de sus intereses". "Estamos todos juntos para que tengamos los mismos derechos que los demás, ni más ni menos", ha recalcado, para urgir a que el Gobierno "aplique la Constitución, el artículo 156 --autonomía financiera de las CCAA--, para tener igualdad de oportunidades".

   Sobre la ausencia del PP en la manifestación, el también secretario general del PSPV ha señalado que "si alguno no está, deberá explicar el por qué no está aquí defendiendo los intereses de los valencianos".

   Bajo el mismo prisma, la vicepresidenta y coportavoz de Compromís, Mónica Oltra, ha resaltado la unión de las organizaciones que se han sumado, al "apartar sus intereses particulares para defender los de todos los valencianos". "Estamos cansados de ser los últimos", ha expresado, por lo que ha reconocido que, en la marcha, "gente que piensa distinto se ha unido para reclamar a una voz algo que es justo para los valencianos".

   A nivel local, el alcalde de València, Joan Ribó, ha puesto el foco en la falta de inversiones y ha coincidido en ver la protesta como "un símbolo de unidad que no va contra nadie", con vistas a que la Constitución "se respete a todos los niveles".

QUE NADA EMPAÑE LA "IMPRESCINDIBLE UNIDAD"

   Al término de la marcha, el manifiesto conjunto --leído en las Torres por representantes de educación, dependencia, juventud y medios de comunicación-- ha querido dejar claro desde el inicio que la cita busca "evitar cualquier sesgo político que pueda empañar la imprescindible unidad de todos los valencianos" en torno al interés común de la financiación justa.

   Tras recordar los 40 años que se cumplen en 2018 del órgano que dio pie a la actual Comunitat, ha realizado una llamada a la "voluntad de los valencianos de recuperar su autogobierno", para advertir que la región se encuentra en un momento que quiere "esa misma unidad para lograr un futuro sin más hipoteca que nuestra capacidad de generar progreso".

   Para acabar con esta "situación fallida", los organizadores han urgido a una "solución global" y a crear un Estado que "no se agota en la Administración central". De hecho, recuerdan que "ningún sistema de financiación ha tratado con justicia a la Comunitat" y ponen como ejemplo que "cada valenciano recibirá 237 euros menos que la media este año o 839 que la CCAA mejor financiada".

   Una "discriminación" que alcanza, entre infrafinanciación y falta de inversión estatal, "1.600 millones de euros", por lo que los convocantes la han tachado de "situación insólita". Son cifras que, en definitiva, "suponen que los valencianos nos veamos a hacerlos todo con mucho menos".

URGEN A UN NUEVO MODELO QUE "NO NAZCA LASTRADO"

   La organización de la marcha ha dicho 'basta' a esta situación y, al hilo del 'Manifest per un Finançament Just' que apoyaron el año pasado más de 600 entidades, ha exigido una reforma "inmediata" del sistema de financiación, junto a un reparto de las inversiones que compense los de los últimos años y esté ajustado a la población. También el reconocimiento de los déficits acumulados por el mal funcionamiento de anteriores sistemas y mecanismos de compensación para que el nuevo "no nazca lastrado".

   Y un alegato final: "Los valencianos vivimos un momento histórico en el que poner punto y final a la discriminación, para avanzar hacia una sociedad más próspera y más justa".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies