La Fundación Ruralcaja y el Consell desarrollan pimientos más digestivos y sandías de colores

Actualizado 16/07/2009 21:39:22 CET

VALENCIA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Pimientos más digestivos, sandías de colores, productos con medidas que permiten la venta sin recurrir al peso, variedades más picantes en busca del consumidor procedente de países que cocinan con sabores más fuertes, agricultura ecológica, estas son, entre otras, las principales novedades presentadas hoy en el Centro de Experiencias de Fundación Ruralcaja.

El presidente de Fundación Ruralcaja, José Garrido, y el director general de Investigación y Tecnología Agroalimentaria, Manuel Lainez, dieron hoy a conocer las nuevas variedades y productos de invierno obtenidos a partir de las investigaciones desarrolladas, durante los últimos meses, por la fundación en colaboración con la Consellería de Agricultura, Pesca y Alimentación, según informó la entidad financiera en un comunicado.

El trabajo del Centro de Experiencias de Fundación Ruralcaja está dirigido a ofrecer a los agricultores tanto nuevas técnicas de cultivo que sean rentables y competitivas, como nuevas variedades hortícolas que se adapten a las actuales demandas del consumidor.

Entre los productos más llamativos figuran los pimientos 'sweet bite', cuyo tamaño es pequeño y su color puede ser amarillo, naranja o rojo. Se caracterizan por ser dulces, tener poco semilla y ser más digestivos que los habituales, lo que es una garantía de la buena aceptación que pueden tener en el mercado.

Otra de las variedades en las que se han centrado las investigaciones ha sido la sandía cuya principal característica es su piel negra y su carne roja sin pepitas. Principalmente se ha trabajado en mejorar su calidad y, al igual que con el resto de variedades de sandía, se han realizado ensayos para lograr calibres intermedios, entre tres y cinco kilos, que permitan la venta de este producto por unidad y sin necesidad de recurrir al peso, lo que facilita una venta más cómoda y rápida.

Durante la jornada de puertas abiertas, también se presentó un proyecto dirigido a evitar el 'colapso del melón', una enfermedad que afecta al sistema radicular y que provoca que la planta no pueda bombear el agua necesaria, lo que ocasiona su muerte. El proyecto se centra en el melón piel de sapo y tiene como finalidad obtener técnicas respetuosas con el medio ambiente que aporten mayores garantías al agricultor. Entre esas técnicas, destaca el uso de raíces más potentes de otros productos, especialmente la calabaza.

Asimismo, la Fundación Ruralcaja, junto a la Conselleria de Agricultura y la Universidad Politécnica de Valencia, participa en una investigación dedicada al control de la 'tuta absoluta', una plaga de nueva introducción que afecta al cultivo del tomate. Actualmente, se están estudiando métodos de control como la 'confusión sexual', basada en la emisión de feromonas que despistan al macho y evitan nuevas reproducciones.

Los resultados preliminares de este 'control biotecnológico' son óptimos en cuanto al control de la plaga, si bien ahora debe estudiarse la reducción de los costes de este método para que pueda utilizarse mayoritariamente por el sector.

Por otro lado, la Fundación Ruralcaja y la Conselleria de Agricultura participan en el 'Proyecto 0' cuyo principal fin es la búsqueda de técnicas de producción que permitan cosechas racionalizando el uso de productos fitosanitarios.

Asimismo, durante la presentación, se destacó la participación de Fundación Ruralcaja en el proyecto 'probiogás' junto a otros centros de investigación y empresas. Concretamente, la Fundación está dedicada a analizar el residuo procedente del gas natural que se obtiene de la 'digestión' --fermentación anaerobia-- de los residuos agrícolas y ganaderos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies