Truco para evitar que tu perro se asuste con fuegos artificiales

Truco para evitar que tu perro se asuste con fuegos artificiales
VÍA YOUTUBE
   
Actualizado 18/12/2015 12:13:37 CET

DESCONECTA, 18 Dic.

Los fuegos artificiales son el plato estrella de muchas celebraciones, entre las que se incluyen la Navidad y la noche de Año Nuevo, en ciudades y pueblos a lo largo del mundo. Lo que para nosotros es un espectáculo visual lleno de magia, para animales de compañía como nuestros perros, puede convertirse en su peor pesadilla.

Aunque no a todos, para la mayoría de estos animales -en especial los animales de ciudad que no están acostumbrados a escuchar el estruendo de una escopeta de caza, por ejemplo, como puede estar familiarizado un perro de campo-, el estruendo que producen los fuegos artificiales y los petardos puede llegar a crearles un estado de ansiedad máxima, nerviosismo o miedo que les conduzca a querer huir y escapar del lugar.

fotonoticia_20141229150430_800

Existen diversos consejos y recomendaciones que podemos seguir para evitar que nuestra mascota llegue a ese estado, aunque en Internet y redes sociales el Método Tellington Ttouch o entrenamiento amable es el que está cogiendo más fama estos días.

Su creadora, Linda Tellington-Jones, creó este método hace cuatro décadas y está basado en un sistema de entrenamiento y comunicación que permite a las personas relacionarse con los animales de una manera más profunda y compasiva. "El Método Tellington utiliza una variedad de técnica de tacto, movimiento y lenguaje corporal para modificar el comportamiento, el rendimiento y la salud y para aumentar la voluntad y la capacidad de aprender en un ambiente sin dolor y libre de ansiedad del animal", según cuenta Linda en su página web.

Cuando un animal está asustado, determinadas zonas de su cuerpo como las patas, las orejas o los cuartos traseros, se vuelven especialmente sensibles. La tensión también se manifiesta en la zona lumbar y en la cola. Un truco, basado en el Método Tellington, consiste en utilizar una venda y envolver al animal de la manera adecuada para que, acompañada de una actitud relajada y segura, el animal consiga bajar sus niveles de estrés y relajarse.

El modo de empleo es el siguiente: La venda ha de colocarse formando una especie de 'ocho' de tal manera que empiece haciendo contacto con la zona del pecho, cruce en la espalda -no en la columna- y termine en los cuartos traseros, tal y como muestra esta imagen.

tellington

Si con este truco no es suficiente, sigue estos consejos: ¿Qué hacer con los perros y los fuegos artificiales? Los 5 consejos de César Millán