El PPdeG se fija como reto las próximas municipales para recuperar el poder perdido

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

El PPdeG se fija como reto las próximas municipales para recuperar el poder perdido

El líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, en la Junta Directiva de su partido
DAVID CABEZÓN PPDEG
Actualizado 19/11/2016 16:28:40 CET

   Feijóo cree que se abre "una nueva etapa de diálogo responsable" en el Parlamento: "El enfrentamiento constante no pasa a la historia"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El líder de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo, se ha fijado como reto las próximas elecciones municipales de 2019 con el objetivo de recuperar el poder que perdió su partido en los ayuntamientos gallegos.

   De este modo, en su intervención durante la clausura de la Junta Directiva del PPdeG, Feijóo ha hecho hincapié en la necesidad de recuperar los municipios que el PP perdió tras los pasados comicios municipales y en mantener los que todavía conserva.

   Acompañado por todos los conselleiros --excepto por Francisco Conde-- y por todos los presidentes provinciales --a excepción del ourensano Manuel Baltar, quien se encuentra en Badajoz--, el líder del PPdeG ha emplazado a su partido a "enmendar" los "malos resultados" y los "errores" cometidos en las pasadas municipales de 2015.

   Y es que el objetivo, ha precisado, es "interpretar correctamente" las lecciones aprendidas al respecto para trasladarlas a los próximos comicios locales de 2019. Es más, ha asegurado que se compromete, de hoy en adelante hasta esta fecha, a visitar, escuchar y trabajar en los 313 municipios de Galicia.

SUBIDA AL PICO SACRO

   Al iniciar su intervención, el también presidente de la Xunta ha recordado la Junta Directiva de su partido celebrada el pasado 4 de agosto en el Pico Sacro, en donde congregó a un centenar de populares para pedirles una mayoría excepcional para Galicia.

   Comparando la cima del Picro Sacro con el 25S, explicó que para subir hasta él su partido tuvo que emplear "argumentos y hechos" para convencer a la ciudadanía gallega de que Galicia "merecía una situación excepcional" --el PPdeG consiguió mantener su mayoría absoluta en el Pazo do Hórreo con 41 escaños--.

   "Hoy Galicia está en una situación política excepcional", ha subrayado, justo antes de remarcar que no se puede entender la "esperanza" depositada por los gallegas en este partido como "un premio", sino como una "obligación" para los próximos cuatro años.

   Y es que, ha relatado, el "préstamo de confianza" de los gallegos implica una "serie de deberes" para los próximos cuatro años. "Renovamos y actualizamos nuestro contrato con Galicia para gobernar con la máxima responsabilidad, asegurar la estabilidad y velar por la unidad", ha apostillado.

"MANTENER LA UNIDAD" DE GALICIA

   A renglón seguido, ha hecho hincapié en la necesidad de "mantener la unidad" de Galicia. "No puede ser el gobierno de una parte, sino de todos", ha defendido el líder de los populares gallegos, para luego asegurar que su partido no va a cambiar los objetivos del contrato que sometieron a las urnas, en alusión a su programa electoral.

   Aunque ha admitido que no se trata de "objetivos fáciles", ha instado a sus compañeros de filas a "no asustarse". "¿Acaso el PP no se ha enfrentado a todos los retos?", ha proclamado, para luego indicar que si el PPdeG no hubiera obtenido una mayoría excepcional, hoy no estaría celebrando una Junta Directiva para "concretar los deberes" para los próximos cuatro años, sino para "reiniciar un nuevo protagonismo en el partido y un nuevo equipo".

   Así las cosas, ha animado a los militantes, simpatizantes e integrantes de Nuevas Generaciones a seguir trabajando por Galicia, así como a los alcaldes y diputados populares. De hecho, ha instado a estos últimos a "pisar las comarcas y lugares" que representan en el Parlamento.

   A continuación, Feijóo ha lanzado una pequeña pulla a la oposición: "Frente a esa mística del cambio por el cambio, los gallegos votaron sentidiño", ha aseverado, justo antes de hacer hincapié en que "es ladrillo a ladrillo como se construyen los edificios", en clara alusión a la experiencia de Gobierno de su partido.

"NO SOMOS UN PUEBLO DE MESÍAS"

   "Los gallegos no somos un pueblo de mesías, salvapatrias o soberbios proféticos: nos gusta más hacer que decir. Yo intenté completar un gobierno que le guste más hacer que decir y escogí un conjunto de hombres que llevaban un tiempo trabajando juntos", ha explicado en relación a su gabinete, en el cual repiten todos los conselleiros desde los últimos cambios realizados en octubre de 2015.

   Sobre su equipo, a quien presentó este sábado a su partido, ha señalado que se trata de un gobierno "humilde", que "sabe que comete errores", que "titubea" y que "tiene dudas". "Pero que también acierta y que seguirá siendo sincero con su pueblo porque no le importó decir a veces que no era posible hacer algunas cosas", ha subrayado.

   Así, sostiene que es momento de seguir adelante para "dejar atrás el fantasma de la recesión" y "establecer los pilares del futuro del país". En este sentido, ha asegurado que su partido es consciente de la necesidad de integrar en este proyecto a la gente que "perdió la fe en la política" y que "abandonó los partidos políticos y se fue hacia movimientos populistas".

   A pesar de esta pulla, ha apostado por "tender la mano" a las fuerzas de la oposición con representación parlamentaria, siempre que estas defiendan determinados asuntos, como "darle calidad" a la educación y apostar por la Formación Profesional y mejorar el agro, el mar y el sector lácteo, entre otras cosas. Y es que el propósito es que "Galicia no sea más que nadie pero que no acepte menos de lo que le corresponde".

"NUEVA ETAPA DE DIÁLOGO"

   En clave parlamentaria, considera que comienza a haber un cambio de actitud por parte de los partidos políticos con representación en la Cámara. "(Hace) pensar que abrimos una nueva etapa de diálogo responsable. [...] El enfrentamiento constante y el gamberrismo parlamentario no pasan a la historia", ha asegurado Feijóo, para luego precisar que lo que lo hace es "el diálogo".

   En esta línea, el líder de los populares gallegos ha defendido una "mayoría abierta" que "no rechace ninguna propuesta, venga de quien venga, si es útil para el país".

   "El Pico Sacro ya lo culminamos", ha proclamado en relación a la victoria del PPdeG el pasado 25S. Con todo, ha hecho hincapié en que ahora "quedan otros picos y otras metas" que conquistar: "Ahora empieza otra vuelta y nuestra tarea empieza de nuevo".

   Feijóo sigue sin revelar qué conselleiros mantendrán su acta como diputados en el Parlamento. Con todo, estos últimos días ha subrayado que lo que finalmente decida no tendrá nada que verr con su sucesión.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies