Dos testigos del caso de corrupción policial en Palma reconocen a los políticos del PP investigados

José Ramón Orta, Álvaro Gijón y Alberto García Carpallo
EUROPA PRESS
Actualizado 16/08/2017 18:21:29 CET

PALMA DE MALLORCA, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

Dos testigos protegidos en la causa que investiga la presunta trama corrupta en la Policía Local de Palma de Mallorca han vuelto a identificar a varios investigados --entre ellos los exconcejales Álvaro Gijón y Guillermo Navarro, y el ex delegado del gobierno José María Rodríguez--, al repetir el reconocimiento fotográfico este miércoles ante el juez.

Los testigos estaban citados a declarar por videoconferencia para responder a las preguntas de los abogados defensores. Sin embargo, los letrados han abandonado en bloque el Juzgado tras esperar más de una hora por un retraso provocado por un problema técnico.

Los dos testigos, una ex prostituta que afirma que la trama organizaba fiestas con droga y sexo para policías locales, y un antiguo empleado del Grupo Cursach que denuncia el tráfico de drogas en las discotecas, han ratificado sus declaraciones ante el juez instructor, Manuel Penalva y el fiscal Anticorrupción, Miguel Ángel Subirán.

FIESTAS PARA POLÍTICOS, FUNCIONARIOS Y POLICÍAS

La mujer ya había asegurado previamente ante el juez que asistió al menos en dos ocasiones a fiestas "en una finca muy grande en S'Aranjassa", invitada por un trabajador del Bierkönig. Sostuvo que a las fiestas acudían numerosos políticos, funcionarios y policías, y que había mujeres prostitutas menores de edad y cocaína, cristal y otras sustancias.

De hecho, la declarante manifestó ante los investigadores que le "chocó" e "indignó" que en las fiestas hubiera "niñas y niños de 16 años", muchas de ellas chicas de nacionalidad rumana ofreciendo sus servicios. En este sentido, dijo que "hombres entre 50 y 60 años se encerraban con varias menores en las habitaciones de la casa".

Esta testigo también ha relatado a los investigadores los preavisos de inspecciones a locales implicados en la trama. Además, en el reconocimiento fotográfico señaló al diputado y regidor no adscrito Álvaro Gijón, y al exconcejal de Seguridad Ciudadana de Palma, Guillermo Navarro, como asistentes a las fiestas.

En cuanto al ex presidente del PP de Palma, José María Rodríguez, la testigo dijo que no lo vio en las fiestas en S'Aranjassa sino en una ocasión puntual cuando la mujer trabajaba en un local de S'Arenal. Según la versión de la ex prostituta, Rodríguez vino en compañía del encargado, quien le dijo a la mujer que "se dejara invitar a tomar una copa" por el político.

TRÁFICO DE DROGAS

Por otra parte, el segundo testigo protegido que ha declarado este miércoles, antiguo empleado del Grupo Cursach, también se ha ratificado en sus declaraciones anteriores. Este testigo, que ha trabajado durante más de 30 años en la zona del Arenal, acudió voluntariamente a denunciar el tráfico de drogas por parte del grupo de ocio, tras aparecer noticias en prensa en relación a la presunta trama corrupta dentro del cuerpo de seguridad local.

El testigo aseguró que Cursach "siempre ha movido droga" y apuntó directamente al directivo del grupo Bartolomé Sbert en el tráfico de sustancias estupefacientes. Según su versión, Sbert "distribuía entre los trabajadores una cantidad fija de cocaína y al final de la noche hacía cuentas con ellos recogiendo el dinero de la venta y la cocaína que había sobrado porque no habían vendido".

En este sentido, los empleados "cobraban por vender cocaína", que según este relato llegaría desde Bogotá en un maletín con capacidad de cinco kilos, y entraría a Mallorca por mar en un velero con amarre en las inmediaciones de Tito's.

Mantuvo que Sbert y el resto de implicados entregaban en las oficinas del Grupo Cursach en el Polígono Can Valero el beneficio obtenido por la venta de droga en BCM -en la que el testigo trabajó varios años en la década de los 90- y otros locales. De hecho, el hombre admitió ante los investigadores que en aquella época fue adicto a la cocaína.

Este testigo también relató que muchos agentes del GAP (Grupo de Acción Preventiva) se llevaban parte de las ganancias del trile y la prostitución en S'Arenal y que cuando imponían una sanción económica "hacían constar una cantidad inferior a la que intervenían y que se quedaban para sí".

Asimismo, el hombre acusó a varios agentes de "abusar de su cargo" para comer y beber gratis en locales y de plegarse "a los intereses de Miguel Pascual y Bartolomé Cursach". Esta situación se habría extendido desde 2008 o 2009 hasta la fecha.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies