Barzani confirma que no buscará renovar su mandato y dejará su cargo el miércoles

El presidente kurdo, Masud Barzani
REUTERS / AKO RASHEED
Actualizado 30/10/2017 7:18:38 CET

MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El líder kurdo Masud Barzani ha confirmado este domingo su intención de abandonar definitivamente su cargo como presidente del Kurdistán cuando expire su mandato el próximo miércoles y no perseguirá una extensión del mismo, según ha hecho saber en un discurso pronunciado ante el Parlamento kurdo.

"Me niego a continuar en el puesto de presidente tras el 1 de noviembre de 2017", ha declarado Barzani antes de pedir al Parlamento que no permita "un vacío legal" en la región.

"Yo, Masud Barzani, seguiré unido a los peshmerga para garantizar los justos derechos de nuestra nación y proteger sus logros", ha añadido el todavía presidente en el discurso recogido por la agencia de noticias kurda Rudaw.

La declaración de Barzani confirma lo que aventuraban ayer fuentes oficiales kurdas bajo condición de anonimato, que además puntualizaban su intención de dejar el cargo sin esperar a las próximas elecciones, previstas, en un principio, precisamente para el 1 de noviembre antes de aplazarse al verano próximo.

Un total de 70 diputados kurdos han apoyado la petición de Barzani, mientras que 23 la han rechazado, según han informado medios kurdos, que destacan que la iniciativa incluye la distribución de los amplios poderes presidenciales entre el Parlamento y la Judicatura. La aprobación de esta medida ha provocado que un grupo de manifestantes asaltara la sede del Parlamento del Kurdistán iraquí, en la ciudad de Erbil.

Algunos de los asaltantes, que se autoproclamaban peshmergas --combatientes kurdos--, estaban armados con palos, según han informado testigos presenciales que además han indicado que se han podido escuchar disparos. Mientras, desde fuera, manifestantes han jaleado el asalto para "castigar" a los diputados que han "insultado" a Barzani por su negativa a prorrogar su mandato.

La decisión de Barzani se enmarca en el contexto de la crisis entre Bagdad y Erbil que se agudizó tras el referéndum del 25 de septiembre, en el que un 93 por ciento de los electores, según datos oficiales kurdos, votó por separarse de Irak y proclamar la independencia.

La consulta popular, calificada de ilegal por Bagdad, también se llevó a cabo en áreas en disputa, entre ellas la provincia de Kirkuk, una zona que alberga grandes yacimientos de petróleo. El 16 de octubre, el primer ministro y comandante supremo de las Fuerzas Armadas de Irak, Haider al Abadi, lanzó una operación para recuperar la provincia controlada desde 2014 por los peshmerga.

Ese mismo día los militares iraquíes tomaron el control de Kirkuk y varias instalaciones estratégicas. El Gobierno del Kurdistán iraquí ofreció a Bagdad declarar un alto el fuego y empezar el diálogo y a cambio prometió congelar los resultados del referéndum de autodeterminación.

"SOLO LAS MONTAÑAS"

Poco después de formalizarse su petición ante el Parlamento, Barzani se ha dirigido a los kurdos en un discurso televisado en el que se ha lamentado del nulo apoyo internacional recibido tras el referéndum pese a que la abrumadora mayoría de la población votó a favor de la secesión de Irak.

"Tres millones de votos a favor de la independencia del Kurdistán han hecho historia y eso no se puede borrar (...). Nadie ha estado con nosotros. Solo nuestras montañas", se ha lamentado en un discurso televisado emitido tras la confirmación en el Parlamento kurdo de que dejará su cargo el próximo 1 de noviembre.

Barzani ha criticado en particular a Estados Unidos por permitir la utilización de carros de combate estadounidense Abrams contra los kurdos y ha denunciado que también los paramilitares chiíes de las Unidades de Movilización Popular tenían armas estadounidenses.

"Sin la ayuda de los peshmergas (soldados kurdos), las fuerzas iraquíes solas no podrían haber liberado Mosul del Estado Islámico", ha argumentado. "¿Por qué Washington quiere castigar al Kurdistán?", se ha preguntado en su comparecencia, franqueado por banderas kurdas e iraquíes.

Además, ha acusado de "alta traición" a los seguidores del fallecido Jalal Talabani por haber entregado la ciudad de Kirkuk a las fuerzas federales iraquíes.

Esta ofensiva militar iraquí iniciada el pasado 16 de octubre y el rechazo del Gobierno de Bagdad a negociar respaldan que "Irak ya no cree en los derechos kurdos", ha subrayado Barzani.

Barzani es presidente del Kurdistán desde 2005. Ganó las elecciones de 2009 y su mandato se prorrogó a partir de 2013 en hasta dos ocasiones. Con anterioridad, fue clave en la construcción de las instituciones autónomas kurdas en Irak.