BP anuncia el fracaso del sistema 'top kill'

Actualizado 30/05/2010 10:25:18 CET

HOUSTON, 30 May. (Reuters/EP) -

La compañía British Petroleum (BP) reconoció este sábado que las operaciones para taponar con lodo y cemento la fuga de crudo que contamina las aguas del Golfo de México, denominadas "top kill", habían fracasado y estudian colocar una cúpula para frenar el vertido.

"No pudimos detener el flujo", dijo el director general de operaciones de la compañía, Doug Suttles. "Hemos tomado la decisión de avanzar a la próxima opción", agregó. La nueva opción estudiada por la petrolera es una tapa que captura el crudo del pozo en vez de cerrarlo. Suttles advirtió de que la nueva maniobra podría tardar cuatro días o más en dar resultados.

Por otra parte, el director ejecutivo de BP, Tony Hayward, dijo el sábado en un comunicado que el próximo paso era el "camino más efectivo para minimizar" el impacto del derrame, y que la tapa tardaría unos cuatro días en estar instalada. Asimismo, Hayward expresó su decepción por el fracaso del "top kill", en el que la empresa gastó tres días, pese a que BP "ejecutó la operación a la perfección".

La maniobra, que comenzó el miércoles, consistía en inyectar fluidos pesados y otros materiales al agujero del pozo para contener el vertido, para después sellarlo con cemento. El fracaso es un nuevo golpe para la reputación de BP, que ya ha gastado 940 millones de dólares tratando de cerrar la filtración y limpiar el vertido.

El puente de la plataforma Deepwater Horizon explotó el 20 de abril, causando la muerte de 11 trabajadores y desatando un torrente submarino de petróleo que el Gobierno estimó que oscilaba entre 12.000 y 19.000 barriles (1,9 a 3 millones de litros) diarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies