El CNT halla 17 cadáveres en una morgue secreta

Actualizado 17/10/2011 10:36:24 CET

TRÍPOLI, 17 Oct. (Reuters/EP) -

Fuerzas del Consejo Nacional de Transición libio (CNT) han hallado 17 cadáveres, incluido el de un bebé, en una estancia cerrada del principal hospital de Trípoli. Los rebeldes han asegurado que esta era una morgue secreta del régimen de Muamar Gadafi.

Esta estancia, descubierta el pasado sábado, tenía una entrada separada del resto del edificio y el personal sanitario tenía prohibido su acceso, de acuerdo con los médicos, que han relatado que vieron a hombres entrando y saliendo de esta zona con cuerpos.

Fuentes oficiales han apuntado que los cuerpos corresponden a víctimas de ejecuciones arbitrarias perpetradas instantes posteriores al asalto a la capital libia. Reuters ha corroborado el hallazgo.

No obstante, esta hipótesis remarcada por las autoridades libias podría no llegar a ser verificada, ya que, según los médicos, los cadáveres se encuentran en un avanzado estado de descomposición y no portan ningún tipo de documento identificativo o pertenencia.

No en vano, alguno de ellos tiene signos de haber sido disparados, en referencia a los agujeros que presentan algunos de los cadáveres en la cabeza. El estado de varios de los cuerpos ronda casi la momificación, si bien la estancia estaba muy limpia y desinfectada.

Nuri al Habab, un trabajador del hospital en el depósito de cadáveres, ha declarado a Reuters que "una de las peores personas, el hombre encargado de (la prisión) Abu Salim, tenía el control sobre entre 30 y 40 botiquines". "Nunca fuimos informados de los cuerpos y nunca supimos quiénes eran esos guardias" que entraban y salían de dicha estancia, ha agregado.

DESVALIJAR LOS CUERPOS

Tras este descubrimiento, un farmacéutico de Trípoli, que ha pedido que su identidad no sea revelada y está liderando el equipo que va a tratar de identificar los cuerpos de 167 personas halladas en un barrio de la capital, también trabajará en el esclarecimiento de los hechos en la morgue secreta.

"En toda familia libia, encontrarás una persona desaparecida", ha dicho el farmacéutico, "es lo que pasa con un dictador como Gadafi".

De hecho, el pasado año su primera desapareció y su cuerpo fue localizado cuando su asesino fue capturado durante los levantamientos, junto con el móvil de la víctima. El hombre confesó los hechos y fue encarcelado.

Estos aparatos electrónicos son de suma importancia, ha sostenido el farmacéutico, ya que los soldados gadafistas solían robarlos de aquellas personas a las que mataban o los distribuían entre sus filas.

"Cuando acababan con un hombre, le sustraían todas sus pertenencias personales para que así los cuerpos fueran más difíciles de identificar", ha lamentado.

Esta práctica ya ha sido denunciada por varios grupos defensores de los Derechos Humanos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies