EEUU prepara el repliegue de la base de Shamsi en Pakistán

Actualizado 05/12/2011 22:41:16 CET

WASHINGTON, 5 Dic. (Reuters/EP) -

El contingente militar estadounidense desplegado en la Base Aérea de Shamsi, situada en la región paquistaní de Baluchistán y desde la que han operado los vehículos aéreos no tripulados (UAV) destacados por el Pentágono para bombardear posiciones de milicianos islamistas, ha comenzado a preparar su repliegue de este acuartelamiento, una semana después de que el pasado 26 de noviembre un ataque de un avión espía acabara con la vida de 24 agentes de las fuerzas de seguridad paquistaníes, según han informado responsables de ambos países.

Tras ese erróneo ataque, el Gobierno paquistaní ha ordenado a los militares norteamericanos que desalojen la base de Shamsi antes del próximo domingo, 11 de diciembre. Una vez recibido el 'ultimátum', transmitido a la Administración liderada por Barack Obama en un comunicado de prensa, Estados Unidos ha iniciado los preparativos para la retirada de su personal militar del acuartelamiento.

Un responsable militar paquistaní ha explicado, bajo condición de anonimato, que las tropas estadounidenses ya han comenzado los movimientos de material para la salida de la base. "Hay actividad en la base por el ultimátum a los americanos. Están movimiento algunos equipos y retirando a personal", ha dicho.

Dos fuentes próximas a los Gobiernos paquistaní y estadounidense han confirmado que los militares norteamericanos han comenzado a prepararse para abandonar la base de Shamsi ante la eventualidad de que el Ejecutivo de Yusuf Raza Gilani decida mantenerse en su exigencia de retirada.

"No vamos a comentar nada específico sobre Shamsi pero cumpliremos con las solicitudes paquistaníes", ha afirmado el secretario de Prensa del Pentágono, George Little.

La Base Aérea de Shamsi ha sido empleada por fuerzas estadounidenses, incluida la Agencia Central de Inteligencia (CIA), para posicionar los vehículos aéreos no tripulados (UAV, en inglés)armados con misiles para desarrollar bombardeos contra las posiciones de milicianos islamistas vinculados con Al Qaeda y con la red terrorista Haqqani en territorio paquistaní.

Tras su llegada a la Casa Blanca, el presidente Obama reimpulsó la campaña de ataques aéreos contra objetivos islamistas en territorio paquistaní, lo que, según responsables norteamericanos, ha permitido diezmar las capacidades y el liderazgo de Al Qaeda y de grupos insurgentes.

Las autoridades paquistaníes comenzaron a amenazar a las tropas estadounidenses con ordenarles su retirada tras la operación de comandos de élite que el pasado 2 de mayo acabó en territorio paquistaní con la vida del hasta entonces líder de la red terrorista Al Qaeda, Usama bin Laden, abatido en su residencia de Abottabad, a unos 50 kilómetros de Islamabad.

Tras ese operativo, que provocó duras críticas del Gobierno paquistaní, Estados Unidos decidió limitar las operaciones de sus 'drones' desde la base de Shamsi pero, tras el ataque que acabó con la vida de 24 militares paquistaníes el 26 de noviembre, el Ejecutivo de Yusuf Raza Gilani se ha decidido a aumentar la presión para lograr la salida de las tropas emplazadas en Baluchistán.

El domingo, el presidente estadounidense llamó a su homólogo paquistaní, Asif Alí Zardari, para transmitirle sus condolencias por el ataque del avión espía bajo mando de la OTAN que mató a 24 uniformados paquistaníes.