Aumentan a 16 los muertos en un repunte de la tensión interreligiosa en Bangui

Actualizado 02/05/2018 0:09:06 CET

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

Al menos 16 personas han muerto y 99 han resultado heridas este martes en Bangui, la capital de República Centroafricana, a consecuencia de un ataque perpetrado supuestamente por el grupo criminal musulman PK5, también conocido como "La fuerza", contra la iglesia Nuestra Señora de Fátima, según Médicos sin Fronteras, fuentes de la funeraria de la capital a Reuters y fuentes de la cadena RFI.

La iglesia se encontraba repleta de unos 200 fieles por la celebración del día de San José, 1 de mayo, cuando un grupo de hombres armados lanzó un ataque con armas con fusiles de asalto y granadas, de acuerdo con fuentes médicas del Hospital Comunitario de Bangui a la agencia de noticias Reuters.

El ataque ha generado una ola de tiroteos que han involucrado a fuerzas de seguridad y elementos de este grupo.

Seis de los fallecidos se encuentran en los hospitales de MSF mientras que otros nueve han llegado al Comunitario de Bangui, de acuerdo con las mismas fuentes. Posteriormente ha muerto una persona más en el hospital.

PROTESTAS

Uno de los fallecidos es el sacerdote Albert Toungoumale Baba, según ha confirmado un portavoz de la Archidiócesis de Bangui, Walter Brad Mazangue. El cadáver del religioso ha sido llevado en volandas por cientos de manifestantes hacia el palacio presidencial.

Aunque los hombres armados no fueron identificados, fuentes de la cadena RFI sospechan que los responsables del ataque podrían ser integrantes de la milicia musulmana PK5. La iglesia, por otro lado, ya fue objetivo de un ataque terrorista en mayo de 2014 que dejó 15 muertos, según estimaciones de la misión de la ONU en el país africano, la MINUSCA.

República Centroafricana ha visto frecuentes incidentes de violencia interreligiosa desde 2013, cuando los rebeldes Séléka, principalmente musulmanes, expulsaron al entonces presidente Francois Bozize.

Desde entonces, han aparecido grupos armados cristianos, conocidos como "anti balaka", que se han enfrentado constantemente con fuerzas musulmanas en el barrio de PK5, de dónde toma su nombre el grupo sospechoso del ataque de hoy.

NUEVOS ENFRENTAMIENTOS

La MINUSCA también ha confirmado enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad centroafricanas en el barrio de Fátima, contra elementos del grupo criminal que lidera el individuo conocido como Force Animeri, y que se desataron después de que un miembro de la organización fuera arrestado.

"De conformidad con su mandato, la MINUSCA desplegó inmediatamente patrullas reforzadas para asegurar puntos clave en Bangui en estrecha cooperación con las fuerzas de seguridad interna. Los funcionarios de la MINUSCA están en contacto constante con las autoridades de África Central para supervisar la situación", según la nota.

La MINUSCA aprovecha para condenar "los ataques contra civiles y edificios religiosos, son contrarios a las leyes nacionales e internacionales y lamenta, en particular, la pérdida de vidas de civiles inocentes en varios barrios de Bangui".

La MINUSCA reafirma que "solo las autoridades estatales tienen el derecho de hacer cumplir la justicia y que cualquier acto de actores no estatales, como los ataques de esta mañana son ilegales".