Reino Unido dice que no se debe descartar ninguna opción debido a la gravedad y deterioro de la situación en Siria

Actualizado 02/06/2012 10:46:55 CET

LONDRES, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Reino Unido, William Hague, ha dicho que no de debe descartar ninguna opción de cara a las medidas que pueda tomar la comunidad internacional en Siria "debido a la gravedad de la situación y su rápido deterioro".

Hague ha dicho en declaraciones a la emisora de radio británica BBC4 que Londres aún no está preparado para entregar armas a los grupos de oposición sirios ni para considerar la posibilidad de una intervención militar destinada a crear corredores humanitarios en el país árabe.

Sin embargo, ha dicho que, en caso de que fracase el plan propuesto por el enviado especial conjunto de Naciones Unidas y la Liga Árabe, Kofi Annan, Siria podría enfrentarse al colapso, por lo que el Gobierno británico "tendrá que mirar todas las opciones".

"Haríamos eso con nuestros aliados, teniendo en cuenta, por supuesta, qué se puede conseguir en el Consejo de Seguridad y qué es práctico y efectivo", ha apuntado. "No estamos descartando nada, pero una intervención militar en Siria, como siempre he dicho, tendría que tener una escala mayor que la de Libia y tendría que contar con un apoyo internacional muy amplio. No estamos en ese momento ahora mismo", ha recalcado Hague.

Por otra parte, el ministro de Exteriores británico ha urgido a los grupos de oposición que resuelvan sus diferencias para "construir una oposición coherente y unificada que una a los diferentes grupos de representación", según ha informado el diario británico 'The Guardian'.

Hague, que ha mantenido este viernes una reunión con algunos representantes de la oposición siria y con el ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, ha manifestado que en el encuentro "se ha debatido la necesidad desesperada de lograr una solución política en Siria y la importancia de implementar en su totalidad en plan Annan para asegurar que la transición política tiene lugar rápidamente".

DIFERENCIAS EN LA OPOSICIÓN

Las diferencias entre los grupos de oposición han sido acentuadas desde el inicio de las protestas, pero han aumentado en las últimas semanas. El presidente del Consejo Nacional Sirio (CNS), Burhan Ghalioun, presentó la semana pasada su dimisión en medio de las críticas por su papel personalista al frente de la organización.

Además, los grupos opositores que se encuentran dentro de Siria han achacado a los dirigentes del CNS, radicados en el extranjero, que la oposición interna ha sido infrarrepresentada y que no se están teniendo en cuenta sus puntos de vista.

En este sentido, han sido muchas las críticas en torno a la marginación por parte del CNS del Comité Nacional de Coordinación de las Fuerzas de Cambio Democrático (CNCFCD), grupo opositor fundado en Damasco que aglutina a un total de trece organizaciones políticas sirias, políticos independientes y jóvenes activistas que se oponen radicalmente a una intervención extranjera y apuestan por el diálogo con el Gobierno de Bashar al Assad para introducir cambios sustantivos en el país.

Asimismo, el portavoz del Ejército Libre Sirio en el interior del país, el coronel Qassim Saadeddine, ha criticado duramente al comandante en jefe del grupo armado, Riad al Asaad --que se encuentra exiliado en Turquía-, por sus declaraciones acerca del alto el fuego y ha dicho que "nadie tiene derecho a hablar o emitir comunicados en nombre del ELS en el interior (...) excepto el liderazgo del ELS en el interior".

Saadeddine afirmó el miércoles que el grupo armado daba al Gobierno 48 horas para aplicar las resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad. Dicho plazo concluye a mediodía de este viernes (11.00 hora peninsular en España).

Sin embargo, Al Asaad ha rechazado este jueves el ultimátum y ha dicho que "no hay tal ultimátum", al tiempo que ha pedido al enviado especial conjunto de Naciones Unidas y la Liga Árabe, Kofi Annan, "que anuncie el fracaso de su plan, a fin de que se puedan lanzar operaciones militares contra el régimen".

A través de un vídeo subido a YouTube, Saadeddine ha hecho un llamamiento para que "cualquiera que quiera hablar en nombre del ELS o del pueblo sirio vaya a la guerra sobre el terreno para conseguir legitimidad".