Rusia prohíbe fumar en restaurantes y bares a pesar de las protestas de las tabacaleras

Actualizado 30/05/2014 21:46:20 CET

MOSCÚ, 30 May. (Reuters/EP) -

Rusia prohibirá fumar en restaurantes, bares, hoteles y trenes a partir de este domingo, como parte de una campaña anti tabaco en uno de los países con más fumadores del mundo. Esta prohibición afectará a 44 millones de fumadores y pretende reducir la tasa de tabaquismo del 39 por ciento al 25 por ciento en 2020.

"Gracias a esta ley la gente entiende que fumar no es bueno y que fumar alrededor de otros es un crimen", ha dicho el director de la Comisión de Salud Pública en la Duma (Cámara Baja), Sergei Kalashnikov. "La ley es contundente y la gente que la ignore será castigada", ha añadido Kalashnikov, que representa al Partido Democrático Liberal.

Rusia comenzó a introducir prohibiciones el pasado verano cuando prohibió fumar en edificios gubernamentales y la publicidad por parte de compañías tabacaleras.

"Hemos confiado en los estudios de Estados Unidos y Europa para promover esta ley. En este sentido, confiamos completamente en nuestros colegas de Occidente", ha declarado Kalashnikov, y ha añadido que las marcas de tabaco extranjeras que controlan el 90 por ciento del mercado ruso han presionado intensamente en contra de esta ley.

El director de comunicación de British American Tobacco en Moscú, Alexander Lyuty, ha dicho que los datos del mercado de tabaco han decaído un 7 por ciento el último año, en especial con el incremento del contrabando desde otras ex repúblicas soviéticas.

"El precio de los cigarrillos esta subiendo más rápido que el salario de los consumidores. Esto provoca un incremento del contrabando y reduce las ventas de tabaco legales", ha dicho.

Kalashnikov también ha afirmado que el Gobierno planea una subida de las tasas aduaneras, las cuales ya han subido este año, para presionar a los fumadores y conseguir que lo dejen. En Europa, las tasas aduaneras suponen un 60 por ciento de la cajetilla de tabaco, mientras que en Rusia solo un 17 por ciento, según ha declarado Kalashnikov.

MENOS CONSUMIDORES

Los bares y restaurantes temen esta prohibición que creen va a afectar al negocio. "La gente va a pensar: ¿Por qué debería de ir a un bar si no me van a dejar fumar?" ha comentado Egor, un camarero del centro de Moscú.

Según un estudio del centro independiente de encuestas Levada, el 82 por ciento de los restauradores rusos esperan una caída del número de clientes a partir de este domingo.

"Entiendo a los que quieren prevenir que los jóvenes fumen. Pero cuando una ley está aprobada y es un genocidio a los fumadores... Es lo que no puedo entender", ha dicho el abogado Mijail Barshchevski, en una conferencia por los derechos de los fumadores. "La ley no tiene sentido y no será acatada", ha añadido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies