El Ayuntamiento pedirá a la Comunidad la apertura de 45 pisos tutelados para mayores que están abandonados

Pisos Tutelados En Getafe
AYUNTAMIENTO/EP
Actualizado 14/04/2012 18:30:43 CET

GETAFE, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Getafe pedirá a la Comunidad de Madrid que establezca como prioridad absoluta la puesta en marcha de 45 apartamentos tutelados para mayores construidos hace cuatro años en la avenida de las Ciudades y que están abandonados desde entonces, tras aprobar el pleno por unanimidad una moción del PSOE.

En la propuesta, también se insta al Gobierno municipal a que solicite una reunión al consejero de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid con el fin de conocer la situación actual de los pisos, así como que se convoque con urgencia al consejo sectorial del Mayor.

La Junta de Gobierno local aprobó esta semana una permuta del subsuelo donde está el edificio de apartamentos, entre el Ayuntamiento y la Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda, para recepcionarlo y entregárselo al IVIMA que a su vez lo entregará a la Consejería de Asuntos Sociales.

La concejala de Vivienda, Carmen Plata, ha afirmado en el último pleno que ha habido problemas por cómo se hacía la cesión de ese subsuelo, que es uno de los pasos previos para proceder a la apertura del edificio, mientras que la canalización de agua, luz y gas han tenido que "volverlo a estudiar porque estaba obsoleto e inservible".

Por su parte, la concejala del PSOE, Mónica Medina, ha querido dejar claro que la culpa del retraso en la puesta en marcha de los pisos no ha sido del anterior Gobierno municipal, en referencia a que la Comunidad de Madrid reclamaba al Ayuntamiento que pagara una deuda con la empresa constructora, que entró en concurso de acreedores.

Los pisos presentaban pintadas y desperfectos en las puertas, el sistema eléctrico y las placas solares por lo que el Ayuntamiento solicitó en 2010 a la Comunidad de Madrid que se dotara de vigilancia a las instalaciones y que se arreglaran los desperfectos.

Este proyecto se inició en 2002 tras la firma de un convenio entre el Ayuntamiento y el IVIMA que posteriormente ambas instituciones se acusaron mutuamente de haber incumplido, lo que provocó los retrasos para su puesta en marcha.