El párking de Complutense permanecerá abierto 24 horas con un equipo de seguridad privada reforzado tras los incidentes

Actualizado 25/11/2009 20:53:43 CET

Trabajadores de limpieza de Metro aseguran que recogen botellas y vasos a la entrada de Ciudad Universitaria cada fin de semana

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El aparcamiento de la Universidad Complutense de Madrid permanecerá abierto las 24 horas como hasta ahora con un equipo de seguridad privada reforzado tras los actos vandálicos registrados los dos últimos fines de semana, informaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Transportes.

Según explicó un portavoz de este departamento, los primeros incidentes tuvieron lugar el jueves 12 de noviembre, una semana después de que esta infraestructura fuera inaugurada por la presidente de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; y los rectores de la Universidad Complutense y del Politécnica, Carlos Berzosa y Javier Uceda, respectivamente.

Ese mismo día 12 un grupo de jóvenes hicieron botellón en las escaleras de entrada al aparcamiento y comenzaron a increpar al personal de seguridad y a hacer pintadas en la zona. Por este motivo, se reforzó el equipo de seguridad privada que custodia las instalaciones, gestionado por una empresa privada y dependiente del Consorcio de Transportes de la Comunidad de Madrid.

"Al principio jugaban al perro y al gato, pero luego la cosa fue a más y se han dedicado a hacer el salvaje", indicaron las mismas fuentes, en referencia a los actos vandálicos registrados este sábado 21 de noviembre.

Ese día varios jóvenes intentaron asaltar el aparcamiento, provocando destrozos y acorralando a los vigilantes de seguridad. Como estaban desbordados y no podían hacer frente a la situación, uno de los vigilantes llamó a la Policía Municipal, que se personó en el lugar. Posteriormente, y visto que la algarada aumentaba, pidieron refuerzos y llegaron a la zona once coches de la Policía, tres de ellos quedaron en el interior del aparcamiento, señalaron las mismas fuentes.

La Consejería de Transportes afirmó que no se aumentará aún más la seguridad privada en la zona y que, en caso de nuevos ataques violentos, volverán a llamar a la Policía. Asimismo, se repararán los destrozos y se mantendrá abierto el párking disuasorio las 24 horas del día, tal y como estaba previsto.

JURISDICCIÓN DEL RECTORADO

Por su parte, un portavoz del Área de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid afirmó a Europa Press que no existe un dispositivo de vigilancia fijo de la Policía Municipal en la Ciudad Universitaria, aunque los agentes se desplazan al lugar ante la comunicación de cualquier altercado o incidencia.

No obstante, la Policía Municipal no tiene jurisdicción en el campus universitario, salvo en caso de delito. Respecto al botellón, se debe actuar a petición del rector, que es el responsable de la zona y que tiene su propio equipo de seguridad privada.

En los incidentes del pasado sábado en la Avenida Complutense no participaron los agentes de la Policía Nacional. Aunque la competencia para vigilar el botellón corresponde a los agentes locales, pueden requerir la ayuda de los nacionales si así lo consideran oportuno, como ocurrió hace unas semanas con el despliegue preventivo ante la convocatoria de un macrobotellón en Moncloa.

BOTELLÓN HASTA EN LA ENTRADA DEL METRO

Los botellones en la Ciudad Universitaria de Madrid y en el entorno de los colegios mayores de la zona de Moncloa y de Metropolitano son frecuentes desde el inicio del curso universitario en octubre.

De hecho, según algunos de los asiduos, esta práctica en el campus ha aumentado en los últimos años, después de que la Policía Municipal pusiera coto a otros lugares como la Plaza del Dos de Mayo y Moncloa, lugares masivo para estas concentraciones etílicas hasta la puesta en marcha de la Ley Antibotellón. El aumento de las sanciones en los últimos meses ha acelerado este cambio de lugar de botellón.

De hecho, durante los primeros meses del año se concentran en el entorno de la Avenida Complutense diversas fiestas universitarias, novatadas y conciertos cada jueves, viernes y sábado. Los jóvenes estudiantes y otros procedentes de otros barrios de la capital aprovechan estos encuentros para beber alcohol en el verde, sabida la escasa presencia policial en la zona y su 'estatus' especial en materia de seguridad.

Mientras unos beben, otros estudiantes son los que venden la bebida --generalmente litros de sangría, cerveza y calimocho-- para financiar su carrera o viajes de estudios. La presencia de jóvenes 'botelloneros' en el Ciudad Universitaria ha aumentado hasta tal punto que los primeros 'minis' se beben en las propias puertas del Metro.

Así, un representante sindical de los trabajadores de limpieza del Metro de Madrid confirmaron a Europa Press la continua presencia de botellas y vasos usados en la entrada del suburbano. Los operarios municipales de Limpieza también tienen que trabajar durante la madrugada siguiente para eliminar del césped que circundan las facultades los restos de esta práctica que, lejos de reducirse, va cambiando continuamente de zona.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies