Un total de 172 familias cooperativistas de CCOO urgen a Fomento a desbloquear su promoción de viviendas en Villaverde

Actualizado 24/05/2018 18:47:22 CET

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

Un total de 172 familias de la cooperativa Vitra, impulsada por CCOO, urgen a la empresa pública de gestión del suelo SEPES, dependiente del Ministerio de Fomento, a desbloquear su promoción de viviendas protegidas de precio básico (VPPB) en el distrito de Villaverde antes del 30 de junio.

Así lo han hecho público en la rueda de prensa posterior a la reunión que han mantenido este jueves con el secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, y el presidente de Vitra, Francisco Naranjo.

Naranjo ha explicado que en el año 2011 SEPES vendió mediante concurso público a Vitra una parcela en el antiguo cuartel de ingenieros de Villaverde para construir 172 VPPB. "La parcela de escrituró a favor de la cooperativa, que pagó lo previsto en el contrato, el 5 por ciento del precio", ha indicado Naranjo.

Según el presidente de Vitra, el resto debía abonarse en dos plazos antes de finalizar 2013, pero el derrumbe de Bankia, entidad con la que tenían convenido el préstamo hipotecario, se quedaron sin financiación y no pudieron llevar a cabo los pagos previstos.

No obstante, la cooperativa propuso "diversas formas de pago más flexibles", como ampliar el plazo para pagar de dos a cuatro años, ha señalado Naranjo, quien ha asegurado que SEPES no aceptó ninguna.
"Durante este tiempo ha habido un limbo en el que en el registro de la propiedad consta inscrita a favor de Vitra (la parcela), pero se adeuda el pago de lo restante", ha afirmado.

Entretanto, a mediados de 2017 la cooperativa consiguió la financiación por parte de CaixaBank, junto a los desembolsos de decenas de miles de euros de las 172 familias, y comunicó al SEPE su disposición de pagar la totalidad, que asciende a más de 6,5 millones de euros, y su acuerdo con Ferrovial Agroman para construir las viviendas.

Sin embargo, "SEPES, en lugar de coger los más de seis millones, respondió con una demanda judicial por incumplimiento de plazos para recuperar el suelo", han señalado.

"UNA INCÓGNITA"

Para el presidente de Vitra, la motivación de SEPES para no aceptar el pago es "una incógnita", aunque ha deslizado que durante este periodo, en la misma urbanización, la empresa pública "adjudicó a Plainflied Spain S.L., único licitante, propiedad del fondo Alquila Capital y de una sociedad gestora, cuya sede está en el mismo edificio de la Castellana que SEPES, y que actualmente es propiedad de otro fondo: Cerberus".

"Las condiciones del pliego de ese concurso parecían hechas a medida: un solo lote de nueve parcelas, lo cual hizo imposible por su monto económico la concurrencia de promotoras o cooperativas", ha subrayado, al tiempo que ha destacado que las condiciones de pago para el fondo eran mejores que para la cooperativa: cinco años en lugar de dos, y "un plazo aún mayor que el que había solicitado Vitra y fue rechazado".

Naranjo ha apuntado que cabría pensar que el Ministerio de Fomento quiere recuperar el terreno para sacar plusvalías en un momento de subida de precios de los terrenos edificables en Madrid, pero ha hecho hincapié en que, al ser terrenos para vivienda protegida, "una nueva venta debería tener un precio similar puesto que el precio del módulo no ha tenido variación y no debería haber más plusvalías".

Así, los cooperativistas lamentan que el Ministerio les responda con "buenas palabras" pero no facilite un solución a esta situación, mientras el tiempo pasa y las familias siguen sin las viviendas y con el dinero inmovilizado, a lo que se suma que los precios siguen subiendo.

Naranjo ha insistido en que si SEPES acepta el cobro, "todos salen ganando", tanto la empresa pública, que cobra los más de 6 millones de euros, como las 172 familias, que pueden comenzar con la construcción de sus viviendas. Una de estas familias tiene un hijo discapacitado y en la casa en la que están viviendo actualmente no cabe la silla de ruedas en el ascensor.

Por su parte, Cedrún ha recalcado que esta promoción está destinada a familias que no pueden acceder a una vivienda social por renta pero que ganan menos de 50.000 euros brutos por unidad familiar, mientras en el caso de que finalmente se construyeran otro tipo de viviendas estarían destinadas a familias con ingresos inferiores a 70.000 euros brutos por unidad familiar.

Asimismo, ha defendido que Vitra intenta cubrir la necesidad de vivienda de los trabajadores que no pueden acceder a una vivienda en el mercado libre y tampoco a una vivienda social, por lo que el bloqueo por parte de SEPES le parece "poco presentable", máxime cuando "las dificultades son perfectamente salvables", al tiempo que ha apuntado que todo fondo tiene "su componente buitre".

Los cooperativistas han instado a la empresa pública a que les diga si está dispuesta a cobrar el dinero o no, para lo que han puesto de plazo máximo hasta el 30 de junio, y han anunciado reuniones con los grupos de la Asamblea de Madrid para llevar el problema el Parlamento regional y con asociaciones de vecinos.