El Gobierno prevé recaudar 930 millones con multas y tasas de tráfico, un 2,8% más que en 2017

Radar de velocidad. DGT.
EUROPA PRESS/SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO - Archivo
Publicado 03/04/2018 19:01:22CET

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno prevé recaudar a través de la DGT del Ministerio del Interior, un total de 930,5 millones de euros con las tasas, los recargos y las multas de tráfico, un 2,8% más que lo previsto en 2017, según recoge el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el ejercicio 2018.

Este aumento correspondería a las tasas, para las que se estiman 574,6 millones, un 4,6% más que en el ejercicio precedente, es decir, 26,4 millones más. Por el contrario, para multas y sanciones se prevé unos ingresos de 355,9 millones, exactamente la misma cantidad que en 2017 (y también en 2016).

En cuanto al capítulo de gastos, el presupuesto previsto para la Jefatura de Tráfico consta de 933 millones de euros, de los cuales 766 millones serían para actuaciones de Seguridad Vial, un 3,6% más que en el ejercicio precedente (26 millones más). Precisamente, esta cantidad es la misma que espera ingresar de más este 2018 con las tasas.

De estos 26 millones de aumento, 24 se destinarían a inversiones dedicadas a mejorar la seguridad vial, con el objetivo de disminuir el número de víctimas y de accidentes de tráfico, garantizar la movilidad a través de una adecuada gestión del tráfico y proveer la gestión de todos los trámites asociados a la gestión de la circulación.

Con este montante económico de 766 millones se prevé continuar también con la implantación del proyecto de Tratamiento en Movilidad de Accidentes, Denuncias y Gestión de la Información general de tráfico (TRAMO), que vendrá a mejorar el sistema de gestión de sanciones con los ciudadanos y además la recogida de información en tiempo real de accidentes, incidencias de tráfico y de todo tipo de controles de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC).

En cuanto a gastos de personal, la dotación para la Jefatura de Tráfico asciende a 444 millones de euros, un 1% más respecto al año anterior, mientras que los gastos corrientes destinados para hacer frente a su programa de seguridad vial se cifran en 170 millones de euros, lo que supone descenso del 1,4% respecto al ejercicio de 2017.