El plazo para reclamar por el cártel europeo de camiones finaliza el 6 de abril

Centro OK Trucks de Iveco en Madrid
IVECO
Publicado 19/02/2018 12:45:00CET

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

El plazo para reclamar el sobreprecio pagado a los fabricantes del cártel de camiones por los propietarios de vehículos de más de seis toneladas finalizará el 6 de abril de 2018, según ha informado reclamador.es en un comunicado.

En concreto, los clientes que adquirieron un camión entre el 17 de enero de 1997 y el 18 de enero de 2011 de las marcas DAF, Mercedes-Benz (Daimler), Iveco y Volvo-Renault, pueden reclamar lo pagado de más por el acuerdo de precios entre estas compañías, mientras que los que compraron un vehículo de la firma MAN podrán reclamar si lo adquirieron entre el 17 de enero de 1997 y el 20 de septiembre de 2010.

Reclamador.es indicó que los fabricantes de estas marcas llegaron a un acuerdo secreto por el que fijaron e "inflaron" los precios de sus camiones entre 1997 y 2011. La Comisión Europea inició en el año 2011 una investigación contra este cártel de camiones por la que se confirmó que subieron el precio de estos vehículos entre un 15% y un 25%.

De acuerdo con esta investigación, la Comisión Europea sancionó con 2.930 millones de euros a MAN, Volvo-Renault, Iveco, Mercedez-Benz (Daimler) y DAF por el acuerdo de precios, así como se abrió la puerta a las reclamaciones de los afectados cuyo plazo termina este abril.

"Tengamos en cuenta que no estamos hablando de cantidades pequeñas. Un camión de esas marcas y ese tonelaje puede llegar a costar hasta 200.000 euros, el 25% de esa cifra son 50.000 euros, que el propietario pagó de más a causa de este cártel de camiones y que ahora podría recuperar", ha asegurado el responsable de Desarrollo de Negocio de reclamador.com, Ignacio Martin.

Por su parte, el director Legal de la compañía, Ramiro Salamanca, ha destacado que se pueden reclamar todos los perjuicios económicos que causó el cártel de camiones, por lo que se puede solicitar el dinero pagado de más tanto por los vehículos adquiridos en propiedad, como aquellos que se compraron mediante leasing.

Los fabricantes, a excepción de la compañía Scania que no ha reconocido formar parte del cártel, reconocieron su implicación en el caso, que duró catorce años, por lo que el Ejecutivo comunitario aceptó reducir un 10% las multas e incluso perdonar totalmente la impuesta a MAN, empresa que confesó la existencia del pacto.

Por su parte, el fabricante sueco, al que Bruselas sancionó con 880 millones de euros, rechazó "firmemente" y apeló la multa tras asegurar que ha cooperado "plenamente" con el organismo europeo proporcionándole la información y la explicaciones solicitadas durante todo el periodo de investigación.