Condenan a 48 años de cárcel a tres 'drag queens' y una 'gogó' por violar a un joven en una discoteca de Barcelona

 

Condenan a 48 años de cárcel a tres 'drag queens' y una 'gogó' por violar a un joven en una discoteca de Barcelona

Actualizado 01/02/2006 19:38:53 CET

BARCELONA, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 48 años de cárcel a tres 'drag queens' y una 'gogó' por violar a un joven de 18 años, al que todos ellos practicaron una felación en los lavabos de la discoteca Eibisi de Montornès del Vallès (Barcelona). La pena para cada uno de ellos asciende a 12 años de prisión.

El Ministerio Fiscal solicitó inicialmente para cada uno de los cuatro acusados 15 años de cárcel por un delito de agresión sexual, pero acabó elevando su petición a 60 años al considerar que eran responsables de la violación que cometieron ellos mismos y de la perpetrada por los demás, por cooperación necesaria.

La acusación particular, ejercida por la víctima, pidió la misma pena para los cuatro procesados, 240 años de cárcel en total, mientras que la defensa solicitó su absolución argumentando que la relación fue consentida.

La historia se remonta a la madrugada del 21 de julio de 2001, cuando la 'gogó', Gemma A.B., de 29 años, y la víctima, Daniel M.V., estaban jugando un partido de voleibol organizado en el interior de la discoteca Eibisi, a la que Daniel había acudido con tres amigos.

Según relata la sentencia dictada por la Sección Sexta, en ese momento Gemma se acercó a Daniel y le dio un beso. Su novio por aquel entonces, el también acusado José María P.P., de 34 años, se acercó a ellos al ver la situación. "Lo que quieras hacer con ella lo tienes que hacer también conmigo", le dijo a Daniel.

Ante tal proposición, el joven decidió marcharse y dirigirse a otra zona de la discoteca. Entonces, "siguiendo un plan concertado" con el resto de acusados, Gemma se acercó de nuevo al lugar donde estaba Daniel y le invitó a tomar una copa en un vestíbulo cercano a los camerinos de la discoteca.

Según la sentencia, el joven aceptó al ver que la chica venía sola y la pareja se dirigió al edificio que funciona como discoteca en invierno y que, por tanto, estaba cerrado al público cuando ocurrieron los hechos. El local, no obstante, podía ser utilizado por personas autorizadas, ya que allí están los camerinos donde se retocan los animadores contratados por la empresa durante sus actuaciones, siendo éste el caso de los acusados.

De hecho, para la sesión de aquella noche la discoteca había contratado a un grupo de animación del que formaban parte los tres 'drag queens' procesados, Germán C.M., de 29 años, José Luis G.R., de 36, y José María P.P., el novio de Gemma.

SE ABALANZARON SOBRE ÉL Y LE ESPOSARON.

La Sección Sexta considera probado que, tan pronto como la víctima y la 'gogó' traspasaron la puerta del edificio, los otros tres acusados se abalanzaron sobre Daniel y le colocaron unas esposas, llevándole hacia el cuarto de baño situado frente a los camerinos y haciendo caso omiso de "los gritos y esfuerzos de oposición" del joven.

Una vez allí, los procesados, "decididos a satisfacer su morbo y convencidos de que Daniel acabaría participando en sus compartidas fantasías", le bajaron los pantalones y los calzoncillos en contra de su voluntad y, tras sujetarle los pies para que no pudiera moverse, se turnaron para acariciarle y realizarle una felación entre todos.

Cuando el joven eyaculó, dos de los acusados, Germán C.M. y José Luis G.R., abandonaron el lugar. La 'gogó' y su novio, el tercer 'drag queen' se dirigieron entonces a Daniel y le dijeron que ahora "le tocaba a él, en clara alusión a que le correspondía dar la satisfacción sexual que los otros querían", según la sentencia.

Daniel se puso muy nervioso, pero consiguió convencer a los acusados para que le soltaran, aprovechando para salir del edificio "totalmente indignado y obsesionado" por la situación que acababa de vivir.

Según recoge la sentencia, el joven se dirigió entonces a la discoteca, donde "la rabia y la ofuscación" hicieron que acabara dándole un puñetazo a un animador que estaba en el escenario y al que confundió con uno de sus agresores.

Tras la pelea, el joven le explicó lo ocurrido a sus amigos y pidió auxilio a los responsables de la discoteca, que no le ofrecieron ningún tipo de ayuda. Por ello, acabó dirigiéndose al cuartel de la Guardia Civil para denunciar los hechos.

"ÉL QUERÍA PARTICIPAR", SEGÚN LOS ACUSADOS.

Durante el juicio, los cuatro acusados admitieron haber realizado los actos sexuales descritos por la víctima, aunque aseguraron que fueron consentidos por el joven. Según explicó la 'gogó', ella y su novio, José María P.P., estaban besándose en la discoteca cuando la víctima se les acercó y les dijo que él "también quería participar".

En ese momento, los tres se dirigieron a un lugar "más íntimo", el lavabo situado frente a los camerinos del personal de la discoteca. Según la versión de los acusados, tanto ellos como el joven empezaron a acariciarse con la intención de "hacer un trío".

Los otros dos acusados, Germán y José Luis, estaban en los vestuarios preparándose para salir a actuar en ese momento, cuando escucharon ruidos dentro del lavabo. Según explicaron, cuando fueron hacia allí vieron cómo Daniel y sus dos compañeros estaban tocándose, juego al que ellos dos se sumaron. Los dos afirmaron que el joven se "excitó" y empezó a acariciarles, a lo que ellos respondieron haciéndole una felación.

Momentos después, Germán y José Luis se marcharon para realizar su actuación, permaneciendo la víctima y los otros dos procesados en el lavabo. Según los acusados, siguieron acariciándose hasta que el joven empezó a ponerse nervioso y decidió marcharse.

EL TRIBUNAL NO DUDA DE LA VERSIÓN DE LA VÍCTIMA.

El Tribunal, no obstante, está convencido de la "íntegra" veracidad del relato "estable" y "constante" de David, que estuvo acompañado "por una emotividad sincera". El joven aseguró que no tenía "tendencia a comportamientos sexuales de ese tipo" y la Sección Sexta no aprecia en la víctima "ninguna razón para mentir".

"Si tuviéramos por cierta la versión de los acusados, lo que no se hace, resultaría incoherente que un desconocido pudiera tener interés en que se sancione a quienes le proporcionaron una relación sexual supuestamente deseada por él y en la que sólo él obtuvo el placer buscado", explica la sentencia.

Además, los encargados de la discoteca afirmaron durante el juicio que vieron al denunciante "extremadamente" indignado, tras asegurar "rotunda" y "concluyentemente" que había sido violado.

Finalmente, la Audiencia de Barcelona ha condenado a 12 años de prisión a cada uno de los 'drag queens' y a la 'gogó' por un delito de agresión sexual, frente a los 60 años de cárcel que el Ministerio Fiscal y la acusación particular solicitaron para cada uno de ellos. Además, los procesados deberán indemnizar conjuntamente a Daniel M.V. con 12.000 euros por el daño moral y los perjuicios que le causaron.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies