Diputado asturiano de Podemos declara al TSJA que estaba en el desalojo de un edificio ocupado porque fue a estudiar

389075.1.644.368.20180403115429
Vídeo de la noticia
Publicado 03/04/2018 11:54:29CET

OVIEDO, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El diputado regional asturiano de Podemos Andrés Fernández Vilanova y el concejal de Somos (marca local de Podemos) en Oviedo Rubén Rosón, han declarado este martes en la sala del TSJA durante el juicio por la usurpación del edificio conocido como La Madreña y han asegurado que ellos eran dos asistentes más al centro, como otras muchas personas, pero no ocuparon el edificio.

Fernández Vilanova ha sido el primero en declarar y tras preguntar al presidente de la Sala si podía hacerlo ha utilizado el asturiano en parte de su declaración. Ha manifestado que él no participó en la ocupación de La Madreña, pero si fue en varias ocasiones desde un mes después de la creación del Centro. Así ha indicado que era una más de las personas que pasaban por el centro y participaban en las actividades y ha indicado que el día del desalojo "estaba en el centro porque pasó la noche estudiando allí".

"Yo lo que conocía era por los medios de comunicación. Participaba en las actividades pero desconocía los detalles del procedimiento que llevaba a cabo el titular del edificio, lo que conocía era por los medios", ha indicado Fernández Vilanova, que ha manifestado que no tenía llave del edificio, ni sabe quien las tenía porque no le consta que se cerrase con llave ya que siempre que accedía las puertas estaban abiertas.

El diputado ha negado que él colocase cartel alguno en La Madreña y ha explicado que participó en actividades como ordenando juguetes o ropa o asistiendo a conciertos. "Nadie de las personas que acudía a La Madreña se escondía, ni yo ni ninguno", ha dicho.

También ha relatado que hubo días que, dependiendo del asunto que se abordase en los talleres y actividades, el centro se abarrotaba de gente y no le consta que ningún representante de la administración se presentase a decir que allí no se podían desarrollar actividades ni les impidió entrar al mismo.

Respecto al día del desalojo del edificio ha indicado que llegó por la tarde al mismo y de madrugada "estaba estudiando en su interior y no dormía". "La Madreña no se utilizaba para pernoctar, nadie quedaba allí a dormir", ha dicho Fernández Vilanova, que ha explicado que trataron de recoger el máximo número de objetos posibles para que no fuesen desechados, pero únicamente era suya una bicicleta.

En la misma línea el concejal Rubén Rosón también ha negado haber ocupado el edificio y ha indicado que no había un colectivo concreto sino que eran muchas las personas o grupos que participaban y organizaban las numerosas actividades. Así ha indicado que "cientos de personas pasaron por La Madreña al igual que él", motivo por el que "yo no entendía por qué se le llamaba a declarar"

"No había un espacio de toma de decisiones, había muchos espacios donde se desarrollaban talleres y demás", ha explicado Rosón, que ha insistido que eran los participantes en las actividades quienes resolvían las incidencias que se pudiesen dar.

Rosón también ha explicado que cuando se acercaba a La Madreña siempre estaba abierta con tres entradas diferentes desde la calle y sólo recuerda que el estado del edificio era de abandono con incluso expedientes administrativos y sanitarios y material médico en estado de abandono. Ha dicho que, al igual que su compañero, conoció la denuncia de la propiedad cuando le llegó a su casa.

También ha insistido en que "nunca conoció ninguna llave, ni candado" y en que "nadie pernoctaba allí porque no se podía dormir allí" y ha asegurado que nunca nadie les advirtió del desalojo ni la Policía entró al local para interrumpir acto alguno.

ASISTENCIA DE LA CONCEJAL DE SERVICIOS SOCIALES

Ha indicado que recuerda que por ejemplo la entonces concejal de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Oviedo, Belén Fernández Acevedo, participó en actividades. "Recuerdo como dio la enhorabuena a todos los que hacían posible aquellas actividades", ha dicho Rosón.

El resto de los acusados ha declarado en la misma línea, asegurando que participaron, algunos en más casos otros en menos, en las diferentes actividades que se organizaban en el edificio, pero todos han negado que ocupasen el mismo.

EL FISCAL PIDE MULTAS PARA LOS DIEZ ACUSADOS

Vilanova y Rosón son dos de los diez acusados por un delito de usurpación del inmueble conocido como 'La Madreña', antigua Consejería de Sanidad, para los que el fiscal pide multas para cada uno de los acusados de 1.440 euros.

Fue en noviembre de 2011 cuando un grupo de personas, vinculadas a movimientos de los 'indignados', decidieron instalarse en la antigua sede de la Consejería de Salud del Principado de Asturias, ubicada en la calle General Elorza y que estaba vacía. Desde el principio, fueron bien recibidos por el vecindario, al revitalizar el inmueble y generar distintas acciones culturales, educativas y solidarias.

No obstante, la constructora Sedes, propietaria del inmueble y que está participada por el Gobierno del Principado, llevó a los tribunales la situación. Los activistas fueron desalojados en el año 2014. Luego, el edificio fue derruido y se está construyendo otro en el mismo lugar.

El delito que se les imputa a los diez acusados se refiere a la ocupación sin autorización debida un inmueble, vivienda o edificio ajeno que no constituya morada, o se mantuviere en el contra la voluntad de su titular.

APOYO A LOS ACUSADOS

Los acusados han sido arropados por decenas de personas en su llegada al juicio, parte de los cuales han entrado a la sala de vistas. Así, entre otros han estado apoyando a los acusados la vicealcaldesa de Oviedo, Ana Taboada, el secretario de organización de Podemos, Daniel Ripa y varios diputados de la formación morada.