El Gobierno negociará la presencia permanente de marines en la base de Morón para "fortalecer la seguridad"

Soraya Santamaría tras el Consejo de Ministros
EUROPA PRESS
Actualizado 23/01/2015 14:54:57 CET

Los cambios en el convenio bilateral, que podrían preveer la presencia de hasta 3.000 efectivos, requerirán aprobación de Congreso y Senado

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ha aceptado negociar con Estados Unidos la presencia por tiempo indefinido de marines en la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) como fuerza de respuesta ante situaciones de crisis como la amenaza yihadista, un despliegue que es considerado como medida para "fortalecer la seguridad" tanto de España como de los socios occidentales.

Así lo ha indicado este viernes en rueda de prensa la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ha anunciado que el Consejo de Ministros ha autorizado a los ministerios de Asuntos Exteriores y Defensa a negociar una enmienda al Convenio de Cooperación para la Defensa entre Estados Unidos y España que otorgue un carácter permanente a la presencia militar norteamericana que ya existe en la base de Morón.

El convenio bilateral, firmado en diciembre de 1988 entre Washington y Madrid, permite la presencia con carácter permanente de 4.250 militares en la base de Rota (Cádiz) y de 500 en Morón de la Frontera, además de un máximo de 2.285 con carácter "temporal" en ambas bases. Se trata de que este despliegue máximo también pueda ser indefinido.

POSIBLE AUMENTO HASTA 3.000 MARINES

Esta enmienda que se va a negociar será la tercera en los 26 años de vida del convenio bilateral y, según ha explicado la vicepresidenta, en ella se pretende dar cabida a la petición que hizo Washington el pasado mes de diciembre. El resultado de la negociación deberá ser aprobado por las Cortes Generales.

Desde hace dos años, Estados Unidos mantiene un contingente de marines en Morón para "operaciones de respuesta a situaciones de crisis". Las sucesivas ampliaciones de este contingente, que ahora es de unos 850 efectivos, se han autorizado en Consejo de Ministros y no requerían la modificación del convenio bilateral por ser de carácter temporal, pero lo que pide ahora Washington es tener una presencia permanente, que en situaciones de crisis podría ser hasta de unos 3.000 marines, según han informado fuentes gubernamentales.

"La presencia temporal de un contingente de marines ya había sido autorizada anualmente. Pero en esta ocasión, tanto por la vocación de permanencia del contingente como por el aumento del personal y los equipos se considera que se debe negociar la modificación del convenio", ha remarcado Sáenz de Santamaría.

La última ampliación temporal de marines se aprobó en abril de 2014 y tiene un año de vigencia, pero fuentes gubernamentales no han precisado si la negociación que ahora comienza y la posterior aprobación por Congreso y Senado llegará a tiempo o de lo contrario deberá ser prorrogada hasta que se modifique el convenio bilateral.

PILAR BÁSICO PARA LA DEFENSA

La vicepresidenta del Gobierno ha defendido la negociación con Estados Unidos para que aumentar su presencia en Morón y que ésta sea indefinida porque la relación bilateral con este país en materia de defensa y seguridad es "una de las más importantes" para España. "Junto con nuestra pertenencia a la OTAN y a la UE forma parte de los tres pilares básicos de las relaciones internacionales estratégicas de la defensa nacional", ha apuntado.

Según ha subrayado, "con el establecimiento de este contingente en Morón lo que se busca es reforzar las labores de control y disuasión en un área de total prioridad para la seguridad de nuestros socios y vecinos, pero también de España, y una zona fundamental para el mantenimiento de la paz y estabilidad mundiales". "Por tanto, es un despliegue que fortalece la seguridad dentro de la colaboración que nos debemos socios y aliados", ha señalado.

Sáenz de Santamaría ha añadido además que en la negociación de la enmienda al convenio también se abordarán "aquellos elementos que deben contribuir a mejorar los efectos que tienen estos acuerdos, especialmente los aspectos laborales".

Así se ha referido a los expedientes de regulación de empleo que han sufrido los trabajadores españoles en la base sevillana empleados por la sociedad 'Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), que gestiona los servicios civiles de estas instalaciones militares.

Estos trabajadores reclaman al Ministerio de Defensa que vele por sus intereses en todas las negociaciones con Estados Unidos acerca de la base para evitar nuevos despidos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies