Activistas realizarán un acto en Pamplona en protesta por el sufrimiento de animales de granja

Actualizado 01/10/2011 19:23:53 CET

PAMPLONA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La organización internacional de defensa de los derechos de los animales, AnimaNaturalis, llevará a cabo este domingo, 2 de octubre, en Pamplona un acto para censurar "el sufrimiento de los miles de millones de animales de granja que cada año son matados para consumo humano".

A partir de las 12 horas, la plaza del Castillo de la capital navarra será escenario de un acto en el que los activistas, portando caretas con fotos de diversos animales de granja, tratarán de rechazar "el sufrimiento de los más de 50 mil millones de animales terrestres que anualmente son criados, transportados y matados para servir como comida".

Este acto se enmarca en las acciones que AnimaNaturalis protagonizará a lo largo de este fin de semana en ciudades como Barcelona, Valencia o Palma de Mallorca con motivo de la celebración del Día Mundial de Animales en las Granjas.

En los actos de este fin de semana en España, activistas de AnimaNaturalis, portando caretas de diversos animales de granja, se tumbarán en el suelo simulando estar muertos, mientras el resto de voluntarios mostrará "pancartas alusivas a la situación de padecimiento que sufren los animales en las granjas industriales y mataderos".

El portavoz de AnimaNaturalis en Navarra, Sergio Ruiz de Zuazu, ha destacado, a través de una nota, que "la industria de la explotación animal para el consumo de carne arroja unos datos estremecedores". "Cada día se lleva por delante la vida de millones de animales; en el mundo casi 6 millones de animales son matados cada hora que pasa", ha añadido.

Además, ha resaltado que "la Comisión Europea ha lanzado este jueves un ultimátum a España para exigirle que minimice el sufrimiento de los animales en el momento de su sacrificio". Sin embargo, ha defendido que "la única forma de minimizar ese sufrimiento es cerrar todas las granjas de animales".

"Creemos que si la gente supiera realmente lo que se esconde detrás de las paredes de una granja o de un matadero, consideraría seriamente la posibilidad de dejar de usar a los animales como fuente de alimentación. En nuestra mano está acabar con un negocio tan cruel como inhumano. Con afrontar una serie de mínimos cambios en nuestros hábitos alimenticios podríamos evitar tanto dolor. Merece la pena plantearse dar este paso", ha concluido Ruiz de Zuazu.