Cómo eliminar la contraseña de inicio de sesión en un Mac

Dispositivos móviles, freelance, web
CREATIVE COMMONS/PIXABAY
Publicado 08/12/2017 11:29:41CET

   MADRID, 8 Dic. (EDIZIONES/Portaltic) -          

Las contraseñas para desbloquear teléfonos móviles, entrar en cualquier tipo de cuenta o iniciar sesión en un dispositivo son algo tan habitual que nos hemos acostumbrado a su uso en el día a día, aunque haya ocasiones en los que nos sean más incómodas que otra cosa.

Estos códigos de verificación personales dan seguridad, eso por descontado. Actúan como barrera ante atacantes, haciendo que sea más complejo que éstos se hagan con datos privados o que accedan a sitios a los que no deben acceder.

A pesar de todos sus ‘pros’, también tienen sus cosas un poco más negativas, como por ejemplo el hecho de que se haga incómodo tener que poner la contraseña cada dos por tres a pesar de que se trate de un aparato personal e intrasferible o de que solo se use en un domicilio privado.

Dependiendo de cada uno, puede que sea interesante eliminar la contraseña de inicio de sesión para que el hecho de encender el ordenador de sobremesa o portátil sea más fácil, rápido y automático. ¿Eres usuario de Mac, tanto de iMac como de cualquier Mac portátil y quieres saltarte este paso? Te lo explicamos con todo lujo de detalles para que no tengas ninguna duda.

GUÍA PASO A PASO

Lo primero que tienes que saber es que la contraseña se te desactivará durante el arranque, es decir, cuando enciendas el ordenador después de estar totalmente apagado. Si cierras sesión en la cuenta o pones el Mac en reposo, la contraseña sí que tendrás que introducirla manualmente a no ser que lleves a cabo otra acción distinta que explicaremos más adelante.

Ve a 'Preferencias del sistema', bien a través del ‘launchpad’ o pulsando en el icono de la manzana de la compañía que hay en la esquina superior izquierda de tu pantalla en todo momento. Una vez ahí, haz clic en 'Usuarios y grupos'.

   

En la ventana que tienes delante aparece tu nombre de cuenta o administrador y una serie de datos relacionados con los usuarios e inicios de sesión. Para poder acceder a todo, pulsa en el candado que está abajo a la izquierda e introduce tu contraseña.

Los últimos pasos consisten en hacer clic en 'Opciones inicio de sesión' e ir al desplegable situado en 'Inicio de sesión automático'. Si ahí seleccionas el usuario que utilices habitualmente (el tuyo, en principio) e introduces la contraseña correspondiente para confirmarlo podrás iniciar sesión de manera automática, sin tener que escribir tu código de seguridad, cuando enciendas el ordenador.

   

Hecho esto, hay una opción para que el Mac no solicite la contraseña cuando se inicia después de estar en reposo o cuando salta el salvapantallas. Si tienes un Mac portátil y tiendes a sacarlo mucho de casa - fuera del hogar se suele cerrar mucho la pantalla sin apagarlo del todo por pura comodidad -, quizá esto no te interese por motivos de seguridad, pero quien tiene que valorarlo eres tú.

Ve de nuevo a 'Preferencias del sistema' y en esta ocasión selecciona 'Seguridad y privacidad' > 'General'. En la ventana lo más habitual es que aparezca activada la opción de 'Solicitar contraseña' tras iniciarse el reposo o el salvapantallas. Desmárcala, pulsa en el botón 'Desactivar el bloqueo de pantalla' y elige la opción 'Seguir usando el llavero' para no perder las contraseñas que tengas guardadas en el llavero y en iCloud.