La UE aprueba reforzar la seguridad de los productos electrónicos y eléctricos en Europa

Actualizado 24/11/2010 17:49:37 CET

ESTRASBURGO (FRANCIA), 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha aprobado este miércoles reforzar la seguridad de los productos electrónicos y eléctricos en Europa ampliando para ello el número de productos que no podrán contener sustancias tóxicas como el plomo o el mercurio, después de que el pleno de la Eurocámara haya ratificado el reciente acuerdo que alcanzó con los Estados miembros en este sentido.

El pleno de la Eurocámara ha respaldado este miércoles, con los votos a favor de 640 eurodiputados, tres en contra y 12 abstenciones, actualizar la normativa sobre sustancias tóxicas en equipos electrónicos y eléctricos con el objetivo de impedir que los materiales tóxicos que contienen estos productos puedan plantear un riesgo para la salud o un impacto negativo medioambiental cuado se incineran al final de su vida útil o cuando se reciclan en países en desarrollo.

La nueva normativa no agregará de manera inmediata nuevas sustancias tóxicas a la lista negra de prohibidas en este tipo de productos ya vigente --actualmente hay seis sustancias prohibidas, incluidos el cadmio, el mercurio y el plomo-- sino que contempla que el Ejecutivo comunitario revise, en un plazo de tres años, si hace falta actualizar la lista para incluir nuevas sustancias. Además, los eurodiputados han conseguido que se investiguen más los nanomateriales contenidos en estos equipos, para descartar sus efectos negativos.

La ponente del informe sobre el proyecto legislativo, la eurodiputada británica de Los Verdes Jill Evans, ha reconocido que la Eurocámara hubiera querido "una legislación más fuerte, con restricciones más explícitas sobre nuevas sustancias, pero el compromiso final representa una mejora clara respecto a la situación actual". "Las normas revisadas adoptadas hoy contribuirán a que los productos electrónicos sean más seguros y a reducir las sustancias tóxicas en el medioambiente", ha asegurado.

Equipos como la televisión, los teléfonos y los frigoríficos ya están cubiertos por la legislación actual pero las normas revisadas ampliarán, tras un periodo de transición de ocho años que se dará a los Estados miembros para adaptar su legislación, a productos como los peluches que hablan y equipos de laboratorio. En cambio, quedan excluidos, entre otros, los paneles solares fotovoltáicos, la maquinaria pesada industria y material militar.

Las nuevas normas contemplan alguna excepción para poder utilizar sustancias específicamente prohibidas en la UE para los equipos electrónicos y eléctricos. En este caso, se deberá garantizar que su uso responde a un interés genérico para la salud y la seguridad del consumidor, que estará limitado en el tiempo y sujeto también a un proceso más estricto para su reutilización.

El Parlamento Europeo y los Estados miembros todavía están negociando por otra parte actualizar la normativa comunitaria sobre gestión de los equipos electrónicos y eléctricos residuales que ya han cumplido su ciclo de vida útil.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies