La Coruña recuerda el 35 aniversario del hundimiento del petrolero 'Urquiola' frente a la Torre de Hércules

Actualizado 12/05/2011 17:01:00 CET

La viuda del capitán del barco asegura que "hoy es un día para el recuerdo y no para hablar de lo que pasó entonces"

LA CORUÑA, 12 May. (EUROPA PRESS) -

La ciudad de A Coruña ha recordado este jueves el trigésimo quinto aniversario del hundimiento del petrolero 'Urquiola' frente la Torre de Hércules, en un acto que ha contado con la participación de la viuda de la única víctima de la catástrofe, el capitán del barco, María Isabel Rodríguez Moreno; y con el práctico en aquel momento del puerto herculino, Benigno Sánchez.

Ambos han recordado aquella "fatídica" noche del 12 de mayo de 1978, en la que el petrolero, procedente del Golfo Pérsico, protagonizó en las costas gallegas una de las peores catástrofes ecológicas jamás acaecidas en la Península.

"Hoy es un día para el recuerdo y no para hablar de lo que pasó entonces", ha comentado Rodríguez, quien ha confesado que se enteró del accidente en el que estaba inmerso el barco que capitaneaba su marido "por las llamadas de los amigos".

El petrolero había atracado por vez primera en A Coruña dos años antes, el 21 de febrero de 1974, pero en esta ocasión quedó embarrancado a la entrada del puerto coruñés.

De acuerdo con las afirmaciones de Benigno Sánchez Lebón, una "mala señalización" de una aguja rocosa hizo que este gran buque, portador de una carga de la empresa Petrolíber, sufriera el accidente.

El 'Urquiola' no sufrió muchos daños en un primer momento y su capitán pidió que fuera llevado a puerto. Sin embargo, los organismos competentes tomaron la decisión de que el petrolero abandonase el canal y se alejase 200 millas de las costas españolas, en unas maniobras en las que 'Urquiola' sufrió más daños.

"Creo que ahí estuvo la equivocación", ha comentado el por entonces alcalde de A Coruña, José Manuel Liaño Florez, quien ha querido puntualizar que "seguro que se hizo con la mejor de las intenciones".

En el quinto intento de rescate, el petrolero acabó explotando provocando un incendio que vino acompañado de una gran humareda negra. El capitán, del barco, Francisco Rodríguez, falleció intoxicado por monóxido de carbono al permanecer en el barco hasta el último momento.

TAREAS DE LIMPIEZA

En la catástrofe se derramaron 100.000 toneladas de crudo, que provocaron una marea negra que contaminó todas las rías de la comarca de A Coruña durante varios años.

Las tareas de limpieza de este desastre ecológico se centraron en instalar un dique que frenara el avance del petróleo, a la vez que pequeños equipos de trabajo intentaban recoger el crudo.

Dieciséis años después de la catástrofe, el 14 de mayo 1982, el pleno del Parlamento aprobó una iniciativa para que la Xunta solicitase al Gobierno central el pago de indemnizaciones a los pescadores y cofradías afectados por el hundimiento. En 1985, una Sentencia del Tribunal Supremó dictaminó que la catástrofe del petrolero costaría al Estado más de 7.000 millones de pesetas.

Sin embargo, no fue hasta 1989 cuando los pescadores empezaron a recibir las primeras cantidades de los mil millones asignados. El 17 de noviembre de 1992 el Ministerio de Agricultura autorizó un gasto superior a los 423 millones de pesetas para abonarlas a las últimas indemnizaciones derivadas aún de los daños causados por el 'Urquiola'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies