La nuclear de Trillo realiza un simulacro de emergencia

Central nuclear de Trillo
EUROPA PRESS/TRILLO
Actualizado 22/11/2012 19:32:18 CET

GUADALAJARA, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

La central nuclear de Trillo (Guadalajara) ha realizado este jueves el preceptivo simulacro anual, conforme a los requerimientos establecidos en su Plan de Emergencia Interior, con la participación de la Organización de Respuesta ante Emergencias del CSN y de la Subdelegación del Gobierno de Guadalajara.

Según informa el Consejo de Seguridad Nuclear, la actuación de dicho Consejo se ha desarrollado desde la Sala de Emergencias (SALEM), realizando el seguimiento de la instalación y de las actuaciones del titular para la recuperación de las condiciones de seguridad.

Dentro del ejercicio, a las 9.30 horas, la central notificó al CSN que se había producido una fuga de material radiactivo en el circuito primario que provocó una liberación de yodos y gases nobles por la chimenea y que, además, se había procedido a la parada manual del reactor con pérdida total de alimentación eléctrica exterior.

Además, se ha simulado la detección de altos niveles de radiación en el interior de la contención y que ésta no se encontraba perfectamente sellada debido a que una de las penetraciones mecánicas no se ha cerrado.

Posteriormente, y siempre durante el simulacro, el titular procedió a la evacuación del personal no necesario en situación de Emergencia General, que fueron trasladados a la estación de clasificación y descontaminación de Sacedón.

El CSN activó desde el principio su Organización de Respuesta ante Emergencias, llegando hasta el modo 2, que implica la activación del retén permanente de emergencia y posteriormente la actuación de la SALEM y sus grupos operativos.

Durante todo el ejercicio, el Consejo se mantuvo en permanente comunicación con las autoridades involucradas en la resolución de la emergencia.

Asimismo, llegó a recomendar al Centro de Coordinación Operativa (CECOP) de la Subdelegación de Gobierno en Guadalajara, el confinamiento, en sus hogares, de la población residente en un radio de 3 y 5 kilómetros de la central nuclear, así como la preparación de las medidas de profilaxis radiológica necesaria.

Un suceso de esta naturaleza habría sido clasificado con nivel 3 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES).