¿Se debe mejorar la comunicación de los riesgos ante nevadas?

Temporal de nieve.
EUROPA PRESS
Publicado 08/01/2018 13:00:20CET

   MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Meteorólogos defienden que el temporal y la situación de nevadas estaba anunciada y la zona afectada de la AP-6 tenía avisos naranjas, que recuerdan que significa "riesgo importante" y que los ciudadanos deben tomar precauciones, pero consideran que quizá se podría comunicar mejor los riesgos.

   Así, la meteoróloga de 'eltiempo.es' Mar Gómez ha señalado a Europa Press que para hacer una "autocrítica" quizá se deba mejorar la comunicación de los avisos puesto que la mayoría de conductores, pese a estar avisados, por ejemplo no llevaban cadenas.

   "Sabíamos que iba a nevar abundantemente en la zona. No sé si la gente es suficientemente consciente de lo que implican estos avisos. Tenemos toda la información, quizá hay que comunicarla aún mejor para que los ciudadanos sean conscientes de verdad de que pueden poner en riesgo su vida", ha comentado la meteoróloga que cree que se debe insistir en los consejos a seguir en situaciones de temporal.

   Gómez ha insistido en que la predicción estaba comunicada pero puede que la población no sea consciente de lo que implican estos avisos y valora que el hecho de empezar a poner nombre a las borrascas, como Ana o Bruno, esta siendo positivo para adquirir esa conciencia. En todo caso, aclara que la gestión de la carretera no le corresponde a los meteorólogos.

   En este contexto, ha pronosticado que esta semana va a ser "activa" por una sucesión de frentes que dejarán lluvias y "también algo de nieve" aunque no tanta cantidad como el pasado fin de semana.

   De hecho, ha indicado que el martes entrará un frente por Galicia que dejará lluvias en la mitad oeste de la Península y avanzarán hasta la mitad de la Península. Las nevadas no serán de tanto espesor como estos días, pero avisa de que "seguirán sumando centímetros" en Castilla y León, en zonas de montaña, sistema Central e interior de Galicia.

   Además, ha advertido de que este martes hará "mucho frío" por lo que insta a prestar especial atención en la carretera a las placas de hielo. De hecho, ha apuntado que la pasada madrugadas se han rozado los -15ºC en varios puntos de España, como en La Riva de Escalote (Soria), con -14,6 grados centígrados, la más baja registrada en una estación oficial este lunes. En Fresno de Cantespino (Segovia), -14,1ºC; Arévalo (Ávila), -12,3ºC; Sigüenza, -12,2ºC. "Son valores muy bajos que también se podrán registrar mañana", ha advertido.

   Asimismo, el resto de la semana seguirán llegando varios frentes atlánticos que afectarán a buena parte de España y las temperaturas irán subiendo y bajando según pasen los frentes. De cara al fin de semana Gómez prevé que llegará un nuevo frente que dejará más lluvias y nieve aunque no espera que caigan cantidades tan importantes como el pasado fin de semana y, "si la predicción no cambia" la próxima semana también seguirá con lluvias.

   "Esto es bueno. Necesitamos lluvia y nieve y seguiremos recibiendo precipitaciones. Se trata de un cambio de situación positivo ante la actual situación de sequía", concluye.

   Por su parte, el meteorólogo Ángel Rivera, exportavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), asegura que "las predicciones se han cumplido", que la situación se preveía "desde hace varios días" y que la AEMET emitió "avisos específicos" y aviso naranja para amplias zonas de la Península y, sin embargo, han vuelto a producirse "graves problemas" de tráfico.

   En su blog 'Eneltiempo', Rivera considera que se debe revisar el Plan Meteoalerta así como analizar de manera "profunda" los umbrales y definiciones de los distintos avisos.

   Sin entrar en las críticas sobre la gestión de los responsables de la autopista o a la imprevisión de los automovilistas admite que "es evidente que algo está fallando" puesto que era una situación para la que existía "muy buena información" pero que por desgracia "no es en absoluto desconocida".

   A su juicio, los ciudadanos necesitan tener no solo información meteorológica, sino, unida a esta, los datos sobre los impactos que se pueden originar en sus actividades, así como recomendaciones claras y específicas sobre las mejores acciones a adoptar.