El encargado de una obra deberá indemnizar a un empleado víctima de un accidente laboral

Actualizado 03/07/2012 22:06:25 CET

SANTANDER, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 3 de Santander ha condenado a tres meses de prisión a V.C.G., encargado de una obra en Villaverde de Pontones, a que también le condena a indemnizar con 122.900 euros a un empleado al que le ordenó que manejara una máquina "inadecuada" para esas funciones y sin formación, con resultado de un accidente laboral, amputación del dedo y, finalmente, declaración de invalidez permanente.

Según relata la sentencia, en agosto de 2003 el acusado era el responsable de las obras de construcción de una urbanización de doce chalés en Villaverde de Pontones, donde trabaja la víctima.

El condenado le ordenó que cortara unos listones de madera en forma de cuchillos para colocar en la cubierta de los chalés, indicándole que usara una máquina de sierra circular.

Al hacerlo, se lesionó la mano, pues entró en contacto con el disco de sierra. Sufrió lesiones, entre otras, cicatrices en la cara, la amputación de un dedo --que llevó a un trasplante de dedo del pie--, que le llevaron a varias operaciones, hasta el punto de que tardó en recuperarse 543 días, y, finalmente, le fue declarada la invalidez permanente total.

El Juzgado establece que las lesiones se produjeron precisamente por la orden que dio el encargado, y que incluyeron que el corte se hiciera con una máquina inadecuada, y además sin haber realizado formación ni información sobre su manejo, tal y como corroboró la Inspección de Trabajo, y eso que había personal especializado para esas tareas.

La responsabilidad del acusado supone el "olvido total y absoluto" de las "más elementales normas de previsión", una "absoluta desatención" a las normas de cuidado y seguridad, pues le ordenó practicar una misión de riesgo.

El Fiscal pedía inicialmente ocho meses de prisión y la acusación particular de dos años de prisión.

El procedimiento sufrió retrasos, como errores que llevaron a devolver la causa al juez de instrucción para que subsanara los emplazamientos de los responsables civiles subsidiarios, o errores en los señalamientos de la vista (que hicieron anular una de las convocatorias).

Esto supone que se debe aplicar la atenuante de dilaciones indebidas, lo que disminuye la condena.