3 de junio de 2020
 
Publicado 19/03/2020 20:15:27 +01:00CET

El Ayuntamiento de Almería aplaza la Feria del Libro y buscará con el sector una posible nueva fecha para octubre

Feria del Libro de Almería
Feria del Libro de Almería - AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA - Archivo

ALMERÍA, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Almería ha decidido aplazar la celebración de la Feria del Libro 2020 que, inicialmente, estaba prevista realizar entre el 29 de abril y el 3 de mayo, de forma que el Área de Cultura tratará de consensuar una nueva fecha con el sector, principalmente en las dos primeras semanas de octubre, a fin de evitar su definitiva cancelación.

Fuentes municipales y del gremio de libreros han indicado a Europa Press que, con motivo del actual estado de alarma derivado de la crisis sanitaria del covid-19, la feria no podrá llevarse a cabo en la fecha planteada en un principio para su desarrollo en la Plaza de la Catedral, como en años anteriores.

La feria en la que participan instituciones, libreros, editoriales, distribuidoras y otros entes relacionados con el sector del libro mantenía abierto hasta el 27 de marzo el plazo de solicitudes para participar en el evento, en que tradicionalmente más de 20 entidades se citan y celebran actividades paralelas vinculadas al ocio y la lectura.

"Lo más prudente y solidario es quedarse en casa, estamos viviendo una situación completamente inédita", ha reconocido el presidente del Gremio de Libreros de Almería, Francisco Gómez, quien a consecuencia del cierre de los establecimientos ordenado a través del Real Decreto se ha visto obligado además a proponer un ERTE en su negocio, la librería Bibabuk, donde mantiene a siete empleados.

Gómez ha incidido en que las instrucciones dadas al sector del libro son "taxativas" en cuanto a la apertura de los negocios para la venta al público, toda vez que no ve aconsejable mantener la venta online ante la "insignificancia" que supone para los establecimientos y las restricciones a las que se enfrentan debido al cierre de las distribuidoras, algunas editoriales --la mayoría en servicios mínimos-- y las dificultades logísticas para los envíos.

"La primera compañía es Amazon y ya sabemos como funciona, es hacerle un poco la olla gorda. Hay que luchar también contra eso", ha valorado Gómez quien mantiene el negocio activo aunque "a medio gas" a través de otras labores que realiza desde casa a la espera que de la situación cambie y se puedan volver a abrir las tiendas.

No obstante, otros libreros sí han optado por mantener el servicio de venta online "para que no se rompa la cadena del libro", según opina el propietario de Librería Nobel, Rodolfo Criado. "Estamos cerrados, pero estamos dentro", ha explicado en relación a la labor de estos días en los que se mantiene el contacto con clientes, se actualiza la web y se atienden peticiones por Internet para realizar envíos, muchos de ellos gratuitos.

Aún así, reconoce que esta venta por Internet "no sostiene" a un gremio ocupado en un 90 por ciento por autónomos, toda vez que las medidas impulsadas por el Gobierno ante el estado de alarma todavía se muestran confusas, más allá de la exención de la cuota de autónomos y el aplazamiento de módulos. Esto lleva a que haya "mucha división" en el sector, entre quienes prefieren el cierre total durante la crisis a quienes reivindican las librerías como "una buena herramienta para contener la expansión" del virus, según Criado.

En cualquier caso, los miembros del sector han coincidido en la necesidad de que el Gobierno y las administraciones brinden una especial protección a las librerías, ya que esta crisis junto con las anteriores puede suponer un "golpe mortal" para muchas de ellas. "Las librerías están tocadas y cada vez van a peor, por lo que se exigen medidas excepcionales y reales", ha incidido Gómez, quien apuesta por que la administración local y las bibliotecas opten por el comercio de proximidad para la "supervivencia" de los negocios.

Para leer más