Condenado a dos años de cárcel por agredir a su pareja en Vícar

Actualizado 10/08/2008 16:48:30 CET
Actualizado 10/08/2008 16:48:30 CET

Condenado a dos años de cárcel por agredir a su pareja en Vícar

Foto de la Noticia
Foto: ep + Ampliar

 

 

   ALMERÍA, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Almería condenó a dos años de cárcel a un hombre de 38 años, natural de Almería y vecino de Vícar, que en julio de 2007 agredió en el transcurso de una discusión a su compañera sentimental, que quedó semiinconsciente a consecuencia del golpe recibido.

   En la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, el juez consideró como hechos probados que, sobre las 02,00 horas del 11 de julio de 2007, el acusado, al que no constan antecedentes penales, discutió con la víctima en el interior del domicilio que compartían en Vícar y la agredió sin que conste acreditado en qué forma, si bien la mujer presentó una herida inciso contusa en la frente y quedó semiinconsciente, por lo que tuvo que ser trasladada a un centro hospitalario.

   Para su recuperación, la víctima precisó una primera asistencia facultativa y tratamiento médico y quirúrgico consistente en 12 puntos de sutura, con ocho días de curación e incapacidad para realizar sus funciones habituales, además de quedarle como secuela una cicatriz de seis centímetros de longitud en la región frontal derecha.

   En sus conclusiones definitivas, el Ministerio Fiscal calificó los hechos como constitutivos de un delito de un delito de lesiones con la circunstancia agravante de parentesco y solicitó para el procesado una pena de tres años y medio de cárcel, indemnización a la víctima de 384 euros por las lesiones y mil por las secuelas y prohibición de comunicarse o acercarse a ella a menos de 200 metros durante tres años.

   La defensa, por su parte, pidió la libre absolución del acusado o, alternativamente, la calificación de los hechos como un delito de lesiones de menor gravedad con las circunstancias atenuantes de confesión e intoxicación etílica.

   En el fallo, la magistrada Társila Martínez consideró al enjuiciado autor de un delito de lesiones básicas con la agravante de parentesco y le impuso una pena de dos años de cárcel, además del pago de las indemnizaciones y la prohibición de acercarse a la víctima requeridas por el Ministerio Fiscal.