AUGC pide un pacto de Estado con un plan integral para "atajar el grave problema" del narcotráfico en Cádiz

Publicado 27/04/2018 13:08:36CET
Rueda de prensa en Sevilla de la AUGC sobre el narcotráfico en Cádiz
AUGC

SEVILLA, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha solicitado la "puesta en marcha inmediata" de un Pacto de Estado con un plan integral para "atajar" el "grave y creciente problema de seguridad" que genera el narcotráfico en el área del Campo de Gibraltar, con la Línea de la Concepción (Cádiz) como puerta de entrada del hachís en Europa.

Así, la asociación ha solicitado que dicho pacto contemple este problema "desde distintos prismas", entre ellos el que tiene que ver con un "incremento y especialización" de las fuerzas de seguridad. Este acuerdo debería abordar otras cuestiones como "el desarrollo de un plan de empleo en la zona que acabe con la trágica situación que se padece", y especialmente entre los jóvenes.

Por otro lado, el pacto debería incluir, según los guardias, también un proyecto de mejora de la formación, de manera que "se combatiera el alto porcentaje de abandono escolar" que se registra entre los menores.

Además, sería necesario "estrechar la cooperación" entre las diferentes Administraciones Públicas, especialmente Junta de Andalucía, Gobierno de España y Europa, así como la creación de juzgados especiales contra el narcotráfico y la presencia de un mayor número de agentes especializados.

La AUGC se ha referido a "datos preocupantes" como que en 2017 se aprehendieron 145.372 kilos de hachís, frente a los 100.423 de 2016. Esto supuso en incremento del 45 por ciento, con 755 detenidos, según la organización. En estos momentos existen unas 30 bandas de narcos, con más de 3.000 colaboradores directos y, frente a ello, el sindicado ha afirmado que "la falta de efectivos policiales es patente".

"Los delincuentes cuentan, además, con una infraestructura muy superior a la de los cuerpos policiales: narcolanchas hasta con tres motores fueraborda, radares, teléfonos encriptados y una amplia red de informantes. Ello acompañado de un gran aumento de la agresividad y sensación de impunidad", han explicado los guardias, quienes han insistido en que el Estado de Derecho "debe oponerse firmemente y con todos sus medios" a esta situación delictiva.