Actualizado 09/11/2012 18:59 CET

Parlamentarios europeos y latinoamericanos llaman a reforzar democracia y unidad entre continentes

Acto de inanguración del EuroLat en el Oratorio de San Felipe Neri
EUROPA PRESS

La presidenta del componente latino-americano de EuroLat dice que las Malvinas "no es un problema de Argentina, sino de América Latina"

CÁDIZ, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

Representantes políticos de distintas instituciones de Europa y América Latina han llamado a reforzar la democracia y la unidad entre ambos lados del Atlántico durante la Asamblea Parlamentaria Euro-Latina (EuroLat) que se celebra en la capital gaditana, con carácter previo a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, y que ha estado presidida por el Príncipe de Asturias.

La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, ha sido la primera en tomar la palabra durante un acto que se ha celebrado en el Oratorio de San Felipe Neri, edificio en el que se reunieron los diputados de ambas orillas hace doscientos años para promulgar la Constitución de 1812 y que ahora, según ha destacado, recibe a los parlamentarios del siglo XXI para debatir cuestiones "que afectan a nuestros pueblos", instando a alcanzar "un compromiso público con las nuevas generaciones que buscan respuestas y salidas a los nuevos conflictos y retos".

Constituida desde 2006, según ha recordado en su intervención la presidenta de la Fundación UE-LAC, Benita Ferrero-Waldner, la Asamblea del EuroLat contribuye, a su juicio, "al refuerzo, desarrollo y visibilidad de asociaciones estratégicas". Ferrero, que ha llamado a compartir estos días un debate "sereno y riguroso" sobre las democracias, "frente a un contexto internacional cambiante", ha subrayado la importancia de trabajar "juntos" para lograr afrontar los retos del futuro; asegurando, además, que los temas centrales que se tratarán en la próxima Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno serán "una piedra angular" para la asociación que preside.

Por su parte, el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica de España, Jesús Manuel Gracia, también ha puesto el punto de mira en la cumbre, que se celebrará los días 16 y 17 en la capital gaditana porque, según ha dicho, se refrendará una Declaración basada en una idea fundamental: "Como hacer que la economía esté al servicio de los ciudadanos". Al hilo, ha señalado que los ciclos económicos entre Europa y Latinoamérica "van cambiándose entre sí", entendiendo que ahora "es la oportunidad para que los europeos aprendamos de cómo ellos han superado estas crisis y construyamos un momento de buenas oportunidades".

Camilo Escalona, presidente del Senado de la República de Chile, que ha invitado a los presentes a concurrir al encuentro europeo-latinoamericano que tendrá lugar entre el 23 y el 25 de enero en Santiago de Chile, ha destacado el "especial" momento que viven ambos continentes, con ciudadanos que mantienen una actitud "contradictoria" hacia la actividad política, "de la que desconfían y sienten indiferencia". Por ello, ha animado a la reflexión en este encuentro, "para que podamos aprender unos y otros".

"Sentimos hacia nuestros hermanos iberoamericanos un cariño entrañable, y nos sentimos también hermanos de España, reconociendo que recibimos su impulso civilizador, aunque nosotros lo hubiéramos hecho seguramente de manera distinta", ha enfatizado.

Por su parte, el secretario general de la SEGIB (Secretaría General Iberoamericana), Enrique Iglesias, también ha abogado por "reflexionar, revisar políticas y ponernos al día con los problemas que nos preocupan", señalando, entre otros, las exportaciones e inversiones, la "transformación en educación", o la tecnología. "Tenemos una gran tarea por delante: ir revisando los códigos internacionales para preservar valores fundamentales y éticos", ha apuntado.

Antes de dar paso al Príncipe de Asturias, que ha cerrado el acto, ha tomado la palabra el presidente del componente europeo de EuroLat, José Ignacio Salafranca, que ha tildado la crisis europea como "la más profunda desde su fundación", aunque ha manifestado que la UE constituye "el principal bloque importador de bienes y servicios", además de ser "exportador de ayuda humanitaria y con vocación de ser un peso pesado en la escena internacional".

"La historia de la Unión Europa es un éxito que hay que preservar para las generaciones futuras basándonos en valores que compartimos con nuestros socios y amigos de América latina", ha enfatizado Salafranca, que ha rematado su discurso valorando la "construcción permanente" de la Unión Europea. "La historia nos dirá cual es su diseño definitivo", ha indicado.

LAS MALDIVAS "SON UN PROBLEMA DE AMÉRICA LATINA"

Algunos aplausos ha levantado, por su parte, las palabras de la Presidenta del componente latino-americano de EuroLat, Gloria Oquelí, al hablar de Las Malvinas, unas islas que, según ha resaltado, "no son un problema de Argentina sino de América Latina, componente de EuroLat". Un asunto que, a su juicio, debe de tratarse "de una manera fraterna y respetuosa, pero muy precisa".

Al tiempo, Oquelí ha señalado que la pasada política de Estados Unidos, "junto al entonces decadente Imperio Británico", realizaron "la mayor inversión en América Latina para mantenernos desunidos, acentuando nuestra división", añadiendo que tras el cambio de época "reiniciamos nuevamente nuestro proceso integrador, que no ha estado inspirado en otros modelos, sino en la necesidad de reencontrarnos por nosotros mismos", algo que "fue truncado por muchos siglos".

"No queremos que Europa se resquebraje, queremos que sean fuertes y una comunidad de naciones unidas, porque a mayor integración, mayor desarrollo para ambas regiones", ha indicado Oquelí, quién ha exhortado a los diputados a "emprender los cambios que requiere esta alianza que permita un mejor futuro para todos. Hermanos europeos, sepan que pueden contar con nosotros", ha concluido.