Actualizado 24/03/2007 15:42 CET

Espinosa asevera que el arranque de viñedos "no es la solución definitiva" para ajustar la oferta a la demanda de vino

ALMONTE (HUELVA), 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, aseguró hoy que el arranque de viñedos "no es la solución definitiva" para ajustar la oferta a la demanda de vino y puso de manifiesto los "daños económicos, sociales y medioambientales" que esta medida podría producir.

En declaraciones a los periodistas tras visitar la empresa Doñana Fresa en Almonte (Huelva), Espinosa recordó que, "con motivo de la futura reforma de la OCM del Vino, la Comisión Europea planteó la posibilidad de arrancar 400.000 hectáreas de viñedo en toda Europa para así ajustar la oferta a la demanda", pero explicó que "éste es sólo un estudio y no una propuesta formal".

"La propuesta formal que recibamos a finales de este semestre o principios del siguiente no va a plasmarse tal y como se ha planteado en un principio", según prosiguió Espinosa, que incidió en que el arranque de viñedo "no es la solución definitiva y sólo sería admisible si se lleva a cabo de manera voluntaria y en zonas donde las administraciones competentes delimiten el porcentaje de hectáreas a arrancar para poder blindar determinadas condiciones y requerimientos medioambientales".

En este sentido, el alcalde de Almonte (Huelva), Francisco Bella (PSOE), ya propuso a la Mesa de la Sostenibilidad de la localidad una iniciativa para "frenar el desmantelamiento que sufre el cultivo de la viña en la comarca debido a las subvenciones que reciben los productores para el arranque de la misma".

Para el alcalde, la solución "pasaría por conceder ayudas al cultivo para, de este modo, subsanar problemas sociales y ambientales, como el arrastre de arena o erosión del terreno, además de para "conservar un uso tradicional de indudables beneficios ambientales para Doñana".