Iglesias pide a Sánchez nombrar a periodistas que acosan a su mujer: "Si usted no tiene agallas, quién las va a tener"

El confundador de Podemos y exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, este jueves en un mitin en Málaga.
El confundador de Podemos y exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, este jueves en un mitin en Málaga. - ÁLEX ZEA/EUROPA PRESS
Publicado: jueves, 6 junio 2024 14:21

MÁLAGA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El cofundador de Podemos y exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, ha instado este jueves al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a que dé nombres de periodistas que serían los partícipes de la campaña de acoso mediático y judicial contra su mujer, Begoña Gómez, práctica que ha denunciado en las dos cartas dirigidas a los españoles.

"Si usted no se atreve a pronunciar apellidos como (Antonio) Ferreras, (Vicente) Vallés o (Ana Rosa) Quintana, ¿quién se va a atrever?", ha sostenido Iglesias en un acto que ha celebrado en Málaga dentro de la campaña a las elecciones al Parlamento europeo del próximo domingo y que ha concluido con el himno de Andalucía.

"Si no tiene usted agallas, quién las va a tener", ha proseguido su reflexión retórica.

"Cómo es posible que el presidente del Gobierno escriba una carta sobre el acoso a su señora por panfletos de ultraderecha, y tertulias televisivas y radiofónicas y no dé nombres", ha continuado preguntándose Iglesias, además de reprocharle que, después de haber oído al presentador de la Sexta, Antonio Ferreras, decir que "le va a reventar, que le va a hacer sufrir", seguidamente le conceda "una entrevista al capo de la mafia".

Otros reproches de Iglesias a Sánchez durante su intervención del cierre del acto electoral de Podemos han sido para relatar que en el gobierno de coalición de PSOE y Podemos se avino el presidente del Gobierno a criticar las afirmaciones sobre el feminismo de la entonces ministra de Igualdad, Irene Montero, al esgrimir que había molestado a los amigos cincuentones del presidente, reacción que ha calificado de "cuñado de Vox, ¡madre mía!".

De igual forma le ha pedido tras el reconocimiento de Palestina como Estado que "señor presidente hace falta ser un poquito más valiente", mientras enarbolaba en su mano derecha una bandera palestina y afirmaba que "esta bandera no es cualquier cosa, es la bandera que representa a una nación", antes de señalar que "no es un trapo de colores" y se ha preguntado si "solo existe el derecho a defender a los ucranianos y a los palestinos, no".

En esa línea de descripción del protagonismo de los medios de comunicación como actores de la ejecución del principio de que "la política va de emociones y de ideología, no solo de las condiciones materiales", Iglesias ha argumentado si "pensáis que a la derecha le basta con (Manuel) Marchena", para seguidamente insistir en la alusión a periodistas televisivos y colegir que "necesita a Ana Rosa, Ferreras, Vicente Vallés para justificar lo que sea necesario, para hablar de un gobierno ilegítimo, para practicar la violencia a las puertas de las casas, para normalizar la violencia mediática y el lawfer".

"La política es una lucha por las conciencias", ha proclamado, para argumentar que a sus alumnos de Ciencias Políticas les explica "la experiencia de los 1.000 días de Allende" para revelarles la enseñanza de que "lo crucial es entender que ese golpe no son los aviones que bombardearon el Palacio de la Moneda, que lo crucial fue la operación ideológica con el periódico El Mercurio financiado con fondos de la CIA", y colegir que fue "una operación ideológica antes que militar".

"CLARO QUE QUEREMOS ENTENDER EL PODER IGUAL QUE LA DERECHA"

Iglesias ha defendido sobre las aspiraciones de Podemos que "claro que queremos entender el poder igual que la derecha", con la premisa de que "con Podemos nunca funciona la pinza porque saben que vamos a por todas, queremos el Estado, reformar la elección del Consejo General del Poder Judicial" por cuanto "no puede ser que sea para la derecha", momento en que ha blandido que "hacen falta jueces de izquierda, fiscales de izquierda, policías de izquierda porque, si no, se lo queda todo la derecha".

Ha ironizado sobre su salida de la política para apuntar que "pensaban que me iba a ir un consejo de administración, pero no me lo ofrecieron", momento en que ha aludido que tampoco le ofrecieron fichar por "la consultora de Pepiño Blanco", en un velado guiño a la situación que vivió el exministro y excoordinador de IU, Alberto Garzón, e inferir de todo ese proceso de una vida laboral más allá de la política que "me tuve que montar mi propia empresa", antes de apuntar un ofrecimiento de "una embajada en Chile" para él y su pareja, y concluir que "no nos conocen si pensaban que nos íbamos a vender tan barato".

En su relato de los ataques a Podemos durante su presencia en el Gobierno, Iglesias ha afirmado que "había que destruir a Podemos" que ha enmarcado "en una guerra judicial y mediática" con el matiz de que "la parte crucial es la mediática", mientras ha recordado que todos los procesos judiciales han concluido en "el archivo", así como que "los jueces trabajan para los periodistas, para el periodismo corrupto de este país", de manera que "esa violencia mediática tuvo sus efectos".

Sobre el presente político y electoral de Podemos ha señalado que su partido "vuelve", por lo que ha ironizado "quién se lo iba a imaginar", antes de recordar que "nos daban por desaparecidos como a Ciudadanos", convencido de que "a veces decir la verdad cuenta, ser un actor ideológico cuenta" y de reclamar que "no hay que conformarse con dos diputados".