Las nuevas ordenanzas fiscales de la capital entran en vigor este viernes

Actualizado 31/12/2015 14:58:08 CET
Ayuntamiento de Málaga, Casona del Parque
EUROPA PRESS

Los malagueños ahorrarán más de 10 millones con la bajada de tributos y el incremento de bonificaciones

   MÁLAGA, 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Las ordenanzas fiscales para 2016 de la ciudad de Málaga, aprobadas por el Pleno del Ayuntamiento el pasado octubre y que supondrán la bajada de tributos, así como un incremento de las bonificaciones, entrarán en vigor este viernes, 1 de enero.

   Las novedades fiscales suponen la congelación generalizada de los tributos, la reducción de la Plusvalía, la exención o bajada de la tasa de apertura para emprendedores autónomos y empresarios, el aumento de las ayudas al IBI para colectivos desfavorecidos o el incremento de las bonificaciones al ICIO a fin de favorecer la accesibilidad, los parques empresariales o las explotaciones agrícolas.

   Asimismo, se amplían las bonificaciones en la Plusvalía, en la tasa de recogida de residuos sólidos urbanos para centros educativos y en el IVTM a favor de los vehículos ecológicos.

   La bajada de tributos y el incremento de bonificaciones que recogen las nuevas ordenanzas fiscales para 2016 supondrán un ahorro para los malagueños de más de 10 millones de euros.

CONGELACIÓN DE TARIFAS DE LA EMT

   Se congelan los precios de los autobuses urbanos --por tercer año consecutivo--, de los 'parkings', de la zona azul y de la grúa. Asimismo, se crea un bono anual en la Empresa Malagueña de Transportes (EMT), con un coste de 290 euros, lo que supondrá un ahorro de casi el 40 por ciento si se compra la tarjeta mensual durante los 12 meses.

   Los nuevos beneficios fiscales se añaden a los que lleva concediendo desde hace años el Ayuntamiento de forma potestativa y que en 2016 se mantienen; por ejemplo, en el IBI de familias numerosas o en inquilinos de VPO y en bonificaciones en el IAE, el ICIO y el ITVM, por lo que, en la práctica, el ahorro fiscal para los ciudadanos superará esos 10 millones.

   Respecto a la Plusvalía, se baja el tipo de gravamen del 30 al 29 por ciento para todas las transmisiones en la ciudad; se aplica la exención para la dación en pago, y se mejoran las bonificaciones en transmisiones mortis causa, para las que se toma el máximo legal permitido, el 95 por ciento, en el caso de las residencias de menos de 75.000 euros de valor catastral. Éstas representan en torno al 71 por ciento de todos los inmuebles de la capital.

   Además, para las viviendas con valor catastral comprendido entre 75.000 y 125.000 euros, la bonificación es del 70 por ciento, y para las que superen esta última cifra, del 15 por ciento.

   Otra de las medidas afecta a la tasa por la realización de actividades administrativas con motivo de la apertura de establecimientos, ya que no se exigirá su pago cuando el resultado de la aplicación de la tarifa resulte igual o inferior a 500 euros.

   En relación con el ICIO, para 2016 se suma una bonificación del 95 por ciento para la construcción de inmuebles para residencia de refugiados y colectivos de especial atención; del 90 por ciento para obras e instalaciones de mejora en la accesibilidad de inmuebles para personas con discapacidad; del 75 por ciento para los nuevos que se sitúen en parques empresariales, incluyendo el PTA, y del 50 por ciento para jóvenes agricultores o ganaderos para su adaptación a la normativa sectorial comunitaria.

   Sobre el IVTM, se apoyan las energías alternativas, por lo que se amplía el plazo de la aplicación de la bonificación sobre vehículos eléctricos de uno a cinco años, así como la gratuidad de estacionamiento en zona azul.

   De igual modo, se contemplan medidas para bajar la fiscalidad en centros educativos, modificando el peso de la superficie de patios de recreo sobre la tarifa final, y, respecto a los precios de Parcemasa, no suben por sexto año consecutivo.

IBI

   En cuanto al Reglamento de Ayudas al IBI, como novedad, se ha ajustado el límite de rentas al indicador oficial; es decir, se sustituye el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) por el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem); en concreto, 1,5 veces éste último, pasando, por tanto de 10.896 a 11.182 euros.

   Esta medida permite ampliar el número de familias beneficiarias de las ayudas al IBI que consisten en la bonificación del 50 por ciento de la cuota. Estos beneficios fiscales se otorgan a pensionistas; desempleados; menores de 30 años; discapacitados; titulares de pensión de gran invalidez; separados, divorciados, viudos y padres o madres solteras con hijos menores a su cargo, que cumplan los requisitos económicos indicados, o sin cumplirlos, a solicitantes con niños de menos de un año y víctimas de violencia de género.

   Otra novedad para 2016 es la inclusión de un nuevo colectivo de especial atención que se beneficiará de este reglamento de ayudas: los contribuyentes que hayan abonado plusvalía mortis causa entre 2013 y 2014 --para compensar el mayor impacto de la revisión de los valores catastrales en la plusvalía en dichos años-- y residan en la vivienda en cuestión.