Actualizado 11/05/2016 20:22 CET

De la Torre insiste en el metrobús y da por imposible el tranvía al Hospital Civil

Elvira Maeso, De la Torre y Francisco Pomares
EUROPA PRESS

De nuevo afirma que la oposición vecinal al tranvía es "un argumento esencial" para que no se lleve a cabo este proyecto

   MÁLAGA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

   El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha insistido este miércoles en su propuesta de metrobús, pese al rechazo no sólo de la Junta de Andalucía, sino también de la sociedad concesionaria del suburbano, y da por imposible el tranvía al Hospital Civil por no contar con el "necesario" consenso vecinal.

   En este punto, ha considerado "conveniente" una reunión de la comisión de seguimiento, precedida o no de un encuentro con el consejero de Fomento, Felipe López, para que la Administración autonómica dé documentos técnicos que argumenten la negativa al sistema de autobuses BRT que planteó como alternativa al tranvía al Hospital Civil.

   El regidor del PP ha defendido que el rechazo vecinal "es un argumento esencial" para no llevar a cabo la prolongación en superficie de la línea 2 del metro hacia la zona norte de la ciudad.

   Así, ha recordado que la participación ciudadana era un compromiso recogido en el protocolo de intenciones que en noviembre de 2013 firmaron la Junta y el Ayuntamiento, además de expresado por la propia presidenta del Ejecutivo andaluz, Susana Díaz. En este punto, ha lamentado "la falta de información" de cara a los ciudadanos en relación con el tranvía.

   De la Torre ha lamentado, igualmente, que "ni la Junta de Andalucía ni la concesionaria hayan ofrecido argumentos técnicos que respalden el no a las dos líneas del metrobús", que suponen, a su juicio, un menor costo para la Consejería de Fomento y Vivienda, más viajeros, unos plazos de puesta en marcha más breves que el tranvía y sobre todo aceptación vecinal.

    Así, el regidor malagueño ha rechazado que se cuestione la interoperabilidad de ambos medios y ha pedido que se muestren "números" y, en definitiva, que "se pongan a remar todos a favor, en vez de a la contra". Y es que, "mientras no nos demuestren que lo que hemos planteado no tiene sostenibilidad técnica o económica, tenemos que pensar que, de forma normal y lógica, el metrobús será aceptado".

"HAY TIEMPO SOBRADO"

   "Una propuesta técnica hecha desde el espíritu de colaboración institucional merece una respuesta igualmente técnica y que sea seria y rigurosa", ha reclamado en rueda de prensa De la Torre, quien, a diferencia de lo establecido por la concesionaria, sí cree que "hay tiempo más que sobrado" porque la puesta en marcha del metrobús sería más rápida que la del tranvía.

   El regidor también ha precisado que el interlocutor del Ayuntamiento en este asunto es la Junta y no la sociedad concesionaria, con la que "nosotros no hemos firmado ningún convenio".

   Precisamente, ha apuntado que la modificación en 2014 del contrato de concesión en virtud del protocolo de intenciones de 2013 "no debe condicionar el transporte público de la ciudad" e, incluso, ha dicho no conocer la base jurídica que permitió ese cambio.

   Además, ha incidido en que "Metro de Málaga tiene un contrato con la Junta que le garantiza una posición sólida desde el punto de vista económico", y ha opinado que su postura en contra del metrobús y a favor del tranvía al Hospital Civil es "la posición legítima de una empresa privada".

CONCESIONARIA Y BEI

   Sobre la concesionaria, que ha celebrado este miércoles un consejo de administración urgente y extraordinario, ha considerado que su advertencia de que la paralización del proyecto al Hospital Civil podría afectar a la continuidad del servicio "no tiene fundamento ninguno" y "trata de dar una presión, de preocupar y de asustar". "Desde la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) son capaces de darles en pocos días unos cursillos para demostrar cómo la sociedad es viable", ha ironizado.

   Según ha defendido, el otro agente en esta historia, el Banco Europeo de Inversiones (BEI), no se opondría a un cambio en el proyecto "si hay una voz de concordia, consenso y acuerdo entre Junta y Ayuntamiento"; algo que, a su juicio, es posible con la alternativa del metrobús al "no tener, a priori, rechazo vecinal".

   Ha dejado claro que el Ayuntamiento "no ha paralizado nada" con el informe negativo al proyecto constructivo del tranvía por parte de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), ya que fue emitido a requerimiento de la Junta.

   En este punto, De la Torre ha advertido de la afectación del tranvía a la movilidad de la zona, en Bailén-Miraflores, y, en concreto, a cuatro líneas de autobuses de la EMT. En este punto, ha lamentado que "no se defienda" el empleo público.

ADENDA

   De nuevo ha acusado a la Junta de Andalucía de ser quien "ha incumplido" el protocolo de intenciones de 2013 al no haber firmado aún la adenda al convenio del metro de 2003.

   Una adenda con la que actualizar las aportaciones económicas, ya que "desde 2003 a 2013 se han hecho una serie de cambios de forma unilateral por parte de la Junta". Ha incidido en que el compromiso era firmarla antes de la puesta en marcha del metro, algo que tuvo lugar en julio de 2014.

   También ha exigido de nuevo al Ejecutivo autonómico que acepte eximir al Ayuntamiento del pago de la factura de 32 millones a cambio de la ejecución de obras de movilidad sostenible por un importe similar, como ocurrió en Sevilla.

   "No es entrar en una línea de agravios, sino de defensa de los intereses municipales y de solución a un problema que la Junta y la concesionaria tienen ahora", ha aseverado el alcalde de Málaga.